Semejante a un potente carro que es insuperable en la arrancada, pero quema demasiado combustible cuando la trayectoria se alarga, el boxeador argentino Pablo “Pokemón” Farías no pudo sacar provecho a tres asaltos iniciales en los que mantuvo la iniciativa, para caer por nocaut técnico en el quinto ante el experimentado alemán Arthur Abraham en pelea de los peso medianos ubicada en el plano estelar de un cartel disputado en la Baden Arena de la ciudad alemana de Offenburg.

El pleito era una prueba de fuego para “Pokemón” Farías (19-2, 11 KOs), un joven de 24 años de edad que no pudo superar la barrera de la mayor experiencia de su rival “King Arthur” Abraham, (33-3, 26 KOs), un veterano de 31 años que hoy jugó exitosamente al gato y al ratón, al soportar estoicamente el ataque del sudamericano durante tres asaltos, antes de desarrollar una mortífera ofensiva a partir del cuarto, que concluyó con su triunfo en el quinto round, cuando su rival estaba virtualmente indefenso.

En la pelea, que transcurrió bajo los auspicios de la Organización Mundial de Boxeo, el vencedor Abraham consiguió ubicarse entre los aspirantes a la corona mediana, que ostenta el estadounidense Andre Ward, aunque sus posibilidades de optar por ese cetro dependen aún de numerosos ajustes entre promotores y patrocinadores de una tentativa confrontación.

El argentino inició el combate con mucho ímpetu, al parecer con el propósito de liquidar a su adversario sin permitirle desarrollar su mayor experiencia entre las 12 cuerdas, ni facilitarle el respaldo de la afición germana, un factor siempre influyente en el veredicto de los oficiales.

Pero Abraham recurrió a la malicia del veterano. Soportó la avalancha de Farías, al tiempo que lo dejó desgastarse con sus propios ímpetus, antes de iniciar una contraofensiva demoledora a partir del cuarto asalto, que dejó exhausto y prácticamente indefenso al argentino en la quinta ronda, en la cual el árbitro Manuel Maritxalar decidió poner fin a las hostilidades para preservar la integridad física del joven pugilista sudamericano.

Abraham, ex campeón del mundo nacido en Armenia y nacionalizado alemán, consideró esta victoria un nuevo punto de partida hacia la cima de la categoría mediana “porque Farías es un talentoso boxeador ante el cual, una victoria como ésta, implica puntos importantes para una ubicación de privilegio en la Organización Mundial de Boxeo”, subrayó.

“Es muy fuerte. Asimilia castigo, y sabe sobreponerse”, atinó a decir Farías con respecto a su experimentado rival. “He perdido esta batalla, pero mi guerra como boxeador aún no ha terminado”, puntualizó el argentino.

Comenta sobre este articulo