El cubano Yoan Pablo Hernández, monarca mundial crucero de la Federación Internacional de Boxeo, insiste en que le ganó sin discusión el título al estadounidense Steve Cunningham, pero este afirma que es el verdadero campeón y despejará cualquier duda en el pleito que sostendrán el 4 de febrero en Francfurt.

Hernández (25-1-0, 13 KOs) derrotó a Cunningham (24-3-0, 12 KOs) por puntos después que el árbitro Mickey Vann detuvo el combate al concluir el sexto round por una herida en la ceja izquierda, debido a un cabezazo no intencional de su adversario en octubre del pasado año.

Consultado el médico Walter Wagner recomendó que no continuaran las acciones, pues la sangre podría dificultar la visión posterior del cubano.

Al detener el pleito, dos jueces mantenían puntuación favorable al caribeño radicado desde hace seis años en Alemania, en tanto la boleta del otro era de respaldo al norteño.

“Estaba listo para los 12 asaltos y ahora voy a demostrar que soy superior a Cunningham”, dijo Hernández, de 27 años y con un solitario revés en su carrera profesional.

Un brillante inicio en las filas rentadas tuvo Hernández al conseguir 13 triunfos seguidos, el primero por nocaut en el segundo asalto ante el checo David Vicena, el 3 de septiembre de 2005 en Berlín.

Pero el guyanés Wayne “El Gran Camión” Braithwaite” interrumpió la racha ganadora de Hernández, al propinarle nocaut técnico en el tercer round en la discusión de los títulos Fedelatino de la AMB y latino del Consejo Mundial el 29 de marzo de 2008 en Alemania.

Tras la derrota, Hernández ha sumado 11 victorias, dos de ellas el pasado año, que incluyó el éxito ante Cunningham, de 35 años.

Ese día Hernández desaprovechó un buen momento en el primer asalto cuando envió a la lona a Cunningham, quien se levantó completamente mareado y pudo continuar gracias a un lento conteo de Vann y al sonido de la campana.

Después Cunningham dio muestras de una gran recuperación y logró nivelar el combate, en tanto Hernández no supo rematar a un adversario que estaba al borde del KO.

El choque contra Hernández significó la defensa de Cunningham, quien ganó el título vacante de la IBF por nocaut técnico en cinco rounds ante el canadiense Troy Ross en mayo de 2010.

En la primera defensa de la corona, Cunningham se impuso por fallo unánime al serbio Enad Licina, en febrero de 2011 en Alemania.

“Esta es la oportunidad que esperaba”, dijo Cunningham. “Y Hernández sabrá que soy el verdadero campeón de los cruceros”.

Comenta sobre este articulo