Un par de derrotas consecutivas ante los invictos Adrien Broner, de Estados Unidos, y Yuriorkis Gamboa, de Cuba, en combates en las categorías súper pluma y pluma, respectivamente, pudieran parecer un gran lastre en la carrera del boxeador mexicano Daniel Ponce de León. Pero “El León” herido, está lejos de agonizar, y aún puede lanzar poderosos zarpazos.

A los 31 años, y con un récod de 41 triunfos y cuatro derrotas, 34 nocauts propinados, la trayectoria del pugilista mexicano está lejos del ocaso. “Hay Ponce de León para rato”, ha dicho el boxeador, aunque resulta indiscutible que el par de fracasos consecutivos en el pasado 2011, de ninguna manera constituyen un aval para afrontar el aún joven 2012.

Algunos consideran un error la decision de los adiestradores de moverlo a la division súper pluma para enfrentar a Broner, el 5 de marzo de 2011, en un pleito dominado de forma inobjetable durante los 10 asaltos por el estadounidense, en el Honda Center, de Anaheim, California.

Seis meses más tarde, y de regreso al peso pluma, Ponce de León resultó mayoreado durante ocho rounds por el cubano Yuriorkis Gamboa. La pelea, realizada en el Boadwalk Hall de Atlantic City, en Nueva Jersey, estaba pactada a 12 rondas, sin ningún título en juego, pero en el octavo asalto un accidental choque de cabezas abrió una profunda herida en la frente del mexicano.

Como consecuencia del profuso sangramiento, la esquina del azteca optó por el abandono, aunque de cualquier manera las boletas de los oficiales reflejaban la clara ventaja que Gamboa había materializado sobre el cuadrilátero.

Ponce de León es, sin dudas, uno de esos boxeadores valientes de pies a cabeza que suelen enardecer a los fanáticos. Incluso, desde la etapa de boxeador amateur, en la cual consiguió una medalla de bronce, en representación de México, en los Juegos Panamericanos de Winnipeg, Canadá, en 1999.

Con cinco pies y seis pulgadas de estatura, gracias a su anatomía puede moverse en un rango de peso que va desde la categoría Gallo hasta la Super Pluma.

Precisamente, Ponce de León ostenta la faja de Campeón Latino entre los plumas, versión del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), y fue Campeón del Mundo Super Gallo, reconocido por la Organización Mundial de Boxeo (OMB).

No por gusto, a la espera de su próxima pelea, miles de hinchas mantienen firme su confianza en “El León” mexicano, que sufrió un par de heridas recientemente, pero que todavía goza de suficiente vitalidad para lanzar demoledores zarpazos.

Comenta sobre este articulo