El argentino Sergio “Maravilla” Martínez continúa ofendiendo al mexicano Julio César Chávez Jr. sin preocuparse demasiado de su próximo rival, el británico Matthew Mcklin, a quien enfrentará el 17 de marzo en el Madison Square Garden de Nueva York por el título diamante del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

“Eres el cobarde más grande del mundo en toda la historia del boxeo”, dijo Martínez (48-2-2, 27 KOs) al Junior Chávez, que ultima su preparación para el pleito contra su coterráneo Marco Antonio “Veneno” Rubio.

Como si fuera un dragón lanzando llamaradas ofensivas, Martínez fustigó al hijo de La Leyenda: “Es vergonzozo, lamentable y ridículo que alguien se haga llamar boxeador, cuando me tiene miedo y posee un cinturón que me pertenece”.

La historia comenzó cuando el propio Martínez tras un presunto acuerdo con José Sulaimán, presidente del Consejo Mundial de Boxeo, dejó vacante el título mediano de esa organización, que obtuvo por decisión unánime frente a Kelly Pavlik el 17 de abril de 2010 en Atlantic City.

Fuentes allegadas al acuerdo entre bambalinas entre el máximo directivo y los representantes del púgil sudamericano aseguran que Martínez dejó vacante la faja con la certeza de que enfrentaría al ganador entre el Junior Chávez y Sebastian Zbik el 4 de junio del pasado año en el Staples Center, de Los Angeles.

Pero después de la victoria por decisión mayoritaria del azteca, “Maravilla” ha tenido que conformarse con su irrelevante título de “Campeón de Diamantes”, mientras se pactó el nuevo combate de Chávez Jr. frente a “Veneno” Rubio.

Al enterarse de la aprobación del pleito Chávez Jr-Rubio, el argentino Martinez anunció molesto su separación de la entidad boxística.

“Abandonaré el CMB hasta que cumplan sus propias reglas”, dijo públicamente. “Estoy desilusionado de la forma en que están manejando la situación y yo no soy rehén ni peón del CMB”.

Por su parte, Chávez Jr. (44-0-1, 31 KOs) ha eludido cualquier participación en el pacto Sulaimán-Martínez, que le exija chocar con el sudamericano.

“Si él hizo un trato con el CMB es algo que a mí no me interesa y que nunca he sabido”, expresó Chávez Jr. “Ya declaré que no le tengo ningún miedo y creo que a él le interesa mi nombre y el dinero que ganará en esa pelea”.

Después estos dimes y diretes no se sabe con certeza si hubo acuerdo tácito que conminara al Junior a vérselas con “Maravilla” o si los intereses económicos cambiaron el rumbo de los acontecimientos.

Comenta sobre este articulo