La alegría de unos puede ser tristeza de otros. Y esa máxima se ajusta a Puerto Rico que, tras la reciente derrota de Rico “Suavecito” Ramos (20-1-0, 11 KOs) ante el cubano Guillermo Rigondeaux (9-0-0, 7 KOs), continúa a la baja y apenas puede presumir del súperwelter Miguel Cotto como monarca mundial.

Rico, nacido en Estados Unidos pero de origen boricua, se suma al listado de compatriotas que perdieron coronas y arrastran el cartel de excampeones. “Suavecito”, como se le conoce, nada pudo hacer contra la manifiesta superioridad del doble titular olímpico (Sydney 2000 y Atenas 2004) que lo fulminó en el sexto round con un gancho de izquierda al hígado.

Esta fue su primera defensa y la última, al menos por el momento, porque deberá labrarse nuevamente el camino hacia una pelea por una faja absoluta. Tal y como hizo el 7 de julio de 2011 cuando noqueó al japonés Akifumi Shimoda (24-3-1, 10 KOs) y lo despojó del cetro que ahora entregó.

Sobre el ring ubicado en el Palms Casino Resort de Las Vegas, Nevada, cayó el penúltimo valladar de la nobleza boricua. Verdadero balde de agua helada para una nación que llegó a tener hasta siete reyes al unísono.

Solo queda en pie la monarquía de Cotto (27-2-0, 29 KOs), instaurada el 3 de diciembre de 2011 en el Madison Square Garden de Nueva York, donde derrotó por nocaut técnico al mexicano Antonio Margarito (38-8-0, 27 KO) y le arrebató el cinturón máximo de la Asociación Mundial de Boxeo (WBA, por sus siglas en inglés).

Antes habían “abdicado” forzosamente de sus respectivas distinciones en la Organización Mundial de Boxeo (WBO, siglas en inglés): Juan Manuel López (31-1-0, 28 KOs) ante el mexicano Orlando Salido (37-11-2, 25 KOs), en el peso pluma; Wilfredo Vázquez Jr. (21-1-1, 18 ) ante el mexicano Jorge Travieso Arce e Iván Calderón (35-2-1, 6 KOs), en el peso paja, ante el azteca Moisés Fuentes (14-1-0, 6 KOs).

¿Crisis?

En noviembre pasado Henry Neumann, director del Departamento de Recreación y Deportes de Puerto Rico, dijo a Inter News Service (INS) que “no estoy de acuerdo con la presidente de la Comisión de Boxeo (Dommys Delgado Berty), en el sentido de que existe una crisis en la disciplina en estos momentos. Pienso que en el deporte siempre hay altas y bajas, hay momentos de abundancia y sequía. La sequía en estos momentos es en el boxeo, donde los atletas se están desarrollados al máximo.”

Peter Rivera, vicepresidente de la Puerto Rico Best Boxing, explicó al propio medio que su país mantiene la calidad boxística de antaño, “solo que hay púgiles que cuando llegan a cierto nivel se descuidan un poco, dejando de entrenar o no haciéndolo al máximo para mantenerse como campeón.”

Añadió entonces que “se les aconseja y uno piensa que nada va a pasar, pero hay seres humanos que aprenden de su propia experiencia y tienen que pasar por este proceso. Pienso que esos que perdieron la corona, ahora regresan con más intensidad y son peleadores más maduros.”

Tanto Neumann como Rivera coincidieron en que los boxeadores que están en ascenso pueden reubicar a la Isla del Encanto en planos estelares.

Más allá de realidades y optimismos, los puertorriqueños deberán replantearse estrategias para recuperar los espacios cedidos. Al menos les queda el consuelo de que tendrán en el presente año oportunidades de recuperar algunos cinturones.

Primero Vázquez Jr. peleará en febrero contra el filipino Nonito Donaire (27-1-0, 18 KOs) por el cinturón súpergallo de OMB. Luego, el 31 de marzo, “Juanma” López tendrá la opción de desquite ante Orlando Salido.

Solo queda esperar a ver si este gigante en horas bajas es capaz de levantarse y redimirse.

Comenta sobre este articulo