A pocas personas les agrada ser plato de segunda mesa. Al mexicano Juan Manuel “Dinamita” Márquez (53-6-1, 39 KOs) tampoco le apasiona la idea. Y acaba de confirmarlo al descartar por ahora una revancha contra Manny Pacquiao (54-3-2, 38 KOs), pues intentará arrebatarle el título superligero al estadounidense Lamont Peterson (30-1-1, 15 KOs), después de realizar una pelea preparatoria.

De esta manera se apagan, de una vez por todas, los rumores sobre la inmediatez de la cuarta entrega Márquez vs Pacquiao, zaga que tomó fuerza al ser el azteca una moneda de cambio apetecible, en caso de cancelarse, el promocionado e hipotético combate del 5 de mayo entre el asiático y el estadounidense Floyd Mayweather (42-0-0, 26 KOs).

Según dijo Fernando Beltrán, presidente de la promotora Zanfer y apoderado de Márquez, la prioridad será un pleito de preparación para luego enfrentar al norteamericano que el pasado 10 de diciembre venció y quitó el cinturón de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) y la Federación Internacional de Boxeo (FIB) al inglés Amir Khan (26-2-0, 18 KOs), en una trifulca que todavía es motivo de polémica por el horrendo trabajo del árbitro Joseph Cooper.

El duelo frente a Peterson le daría la posibilidad a “Dinamita” de que alcance su cuarta faja mundial en diferentes divisiones, pues lució cinturones absolutos en los pesos pluma, superpluma y ligero.

Peterson reconoció la calidad de explosivo púgil azteca y dijo que le gustaría enfrentarlo, pues lo considera un excelente peleador y un adversario de cuidado.

Pero en el mundillo del boxeo el ego vale pero no paga. De ahí que azteca de 38 años no desestima encontrarse muy pronto con Pacquiao, sabedor de que éste lo tiene con asterisco en su agenda de combates.

Beltrán explicó que posiblemente la pelea preparatoria sea el 17 de marzo, inaugurando la nueva Arena Ciudad de México y su rival estaría por designar, aunque suena con mucha fuerza el zurdo estadounidense David Díaz (36-4-2, 17 KOs).

“(…) existe una gran posibilidad de que pelee en la nueva Arena ante un zurdo como David Díaz, así mataríamos dos pájaros de un tiro pues cumpliría su sueño de pelear en la Ciudad de México (allí nació) y además pelearía con un zurdo como preparación para un nuevo duelo con Pacquiao”, concluyó Beltrán.

Comenta sobre este articulo