El mexicano Saúl “Canelo” Álvarez (39-0-1, 29 KOs) y el inglés Amir Khan (26-2-0, 18 KOs) son dos peleadores que acaban de mencionarse como posibles adversarios del veterano estadounidense Shane Mosley (46-7-1, 39 KOs), otrora mejor pugilista libra por libra y que fuera monarca en tres divisiones.

El propio Mosley, de 40 años, fue quien señaló esos nombres y explicó que a su representante James Prince y su abogado Josh Dubin se le acercaron de la promotora Golden Boy para conocer su interés en esas dos potenciales peleas.

Según Espndeportes.com, al pugilista nacido en la californiana Lynwood le ofrecieron primero una pelea con Canelo. Propuesta a la que respondió afirmativamente. Luego le hablaron sobre Amir Khan y también estuvo de acuerdo, aunque no en el peso que le sugirieron: 145 libras.

“Les dije, “ni loco en 145″. Lo haría si es en 147”. Estaba pensando en 149 o 150″, comentó. Y agregó que “es posible, pero quiero asegurarme que todo salga bien. Es muy interesante pero depende de cómo se prepare todo, del peso, la cantidad de dinero.”

“No he peleado desde hace tiempo y tendría que llegar al peso en forma apropiada si voy a enfrentar a Khan”, dijo. Añadió que estaba pesando alrededor de 168 libras y “ahora que estoy totalmente sano, puedo volver a entrenar otra vez.”

Pero Mosley, que eslabonó una impresionante cadena de 38 triunfos, desde su debut en 1993 hasta el 26 de enero de 2002, cuando cayó ante su compatriota Vernon Forrest (41-3-0, 29 KOs), no tuvo reparos para asegurar que prefería encontrarse con Canelo. Precisamente, el ya fallecido Forrest fue la piedra en el zapato de Mosley durante varios años.

“Soy mejor que cualquier otro rival que haya enfrentado a Canelo. Por favor, pónganme en el ring con él y déjenme noquearlo. Para mí Canelo sería una pelea de preparación antes de hacer otro combate. Definitivamente podemos hacerlo”, destacó.

Acerca de su última pelea, celebrada en mayo pasado y la cual perdió por decisión unánime contra Manny Pacquiao, explicó que se lesionó el tendón de Aquiles del pie izquierdo semanas antes de enfrentar al filipino y eso le molestó mucho en la pelea.

Esclareció que las lesiones le han robado tiempo de recuperación, pero que está listo para pelear en la primavera, fecha en la que piensan volver a la acción el mexicano y el británico.

“Quería tomarme tiempo suficiente para curarme totalmente. Me siento mucho mejor y listo para trabajar. No estoy lastimado. Si Golden Boy quiere poner a su muchacho, Canelo o Amir, para pelearme, que así sea. Estoy entusiasmado por subir al ring nuevamente. Quiero demostrarle a todo el mundo lo que puedo hacer cuando estoy al cien por ciento”, concluyó.

Comenta sobre este articulo