La pelea entre los mexicanos Marco Antonio “Veneno” Rubio (53-5-1, 46 KOs) y Julio César Chávez Jr. (44-0-1, 31 KOs) ha generado polémicas desde que se anunció y tal parece que no acabarán. La última de ellas gira en torno al sorprendente e inexplicable motivo por el cual Veneno Rubio solicitó formalmente al Consejo Mundial de Boxeo (CMB) que se cambie el réferi.

El duranguense y sus dirigentes Oswaldo y Reginaldo Kuchle pidieron que se sustituya al azteca Lupe García, designado como tercer hombre en el ring del pleito que se efectuará el sábado entrante en San Antonio y definirá al campeón mediano (160 libras) de la CMB.

Rubio está en su derecho, pero lo llamativo del caso es el argumento utilizado para vetar la presencia de Lupe García. Oswaldo Kuchle dijo desde Estados Unidos, vía telefónica, que iban a dialogar con la dirigencia del organismo boxístico al respecto.

“Queremos que se designe a un réferi que no sea de la misma nacionalidad que el campeón mundial. En este caso Chávez y el juez García son mexicanos.”

El empresario agregó que “creemos que nuestra petición es justa. Estamos apegados al reglamento y creemos que en la plática que tendremos con el CMB al final se nos complacerá en nuestra petición. No estamos pidiendo nada ilegal.”

Lo incompresible pasa por el hecho de que Rubio también es mexicano. Entonces, ¿dónde está el fundamento o la lógica de su solicitud? ¿Estará “contaminado” García? ¿Existe algún vínculo desconocido entre el oficial y el Junior o su padre, la Leyenda? Hasta ahora existen solo dudas sin respuestas.

Pero con el propósito de evitar cualquier mal entendido sobre el extraño veto, el directivo afirmó que “nosotros no dudamos de la capacidad de Lupe. Conocemos su historial, posee un excelente currículo en peleas de campeonato del mundo, pero tampoco queremos que por el hecho de que el campeón es mexicano, se vaya a producir alguna precipitación o alguna acción de sentimentalismo.”

Sin embargo, a renglón seguido, puso en duda la capacidad profesional de García para impartir justicia.

“En el historial de Lupe García hay algunas cosas que se pueden mencionar que no se vieron bien. Por ejemplo, él trabajó en una de las peleas que tuvieron Rafael Márquez e Israel Vázquez y, para muchos que lo vimos, Lupe se precipitó en detener la pelea, perjudicando a Rafael para favorecer a Israel Vázquez”, prosiguió.

“Nosotros, como dirigentes de Rubio, estamos obligados a atender sus reclamos, sus necesidades y estamos obligados a proporcionarle los elementos necesarios para que pueda combatir sin sobresaltos, sin preocupaciones más allá de lo que pase en el ring”, dijo Kuchle.

Indicó además que “hay muchos réferis en el mundo, en Estados Unidos, en Texas, de gran capacidad, ¿por qué necesariamente tiene que ser Lupe García?”.

El representante de Veneno Rubio señaló que el CMB les había comentado que se había batallado mucho para colocar a un mexicano en esa contienda y que era una manera de abrir un espacio a los oficiales de esa nacionalidad al boxeo texano y norteamericano.

“El idioma del boxeo dice claramente que el réferi es el tercero sobre la superficie. Los más importantes son el primero y el segundo, los peleadores, y creemos que hay que atender los reclamos de ellos, que son los que exponen la vida”, aseveró Oswaldo Kuchle, quien está seguro que el CMB atenderá sus reclamos y prefirió no pronunciarse sobre la posibilidad de que se mantenga a Lupe como árbitro.

Una puja previa al combate sencillamente inexplicable.

Comenta sobre este articulo