El Consejo Mundial de Boxeo (CMB) ratificó al juez Lupe García como tercer hombre sobre el ring en la pelea que efectuarán los mexicanos Julio César Chávez Jr. (44-0-1, 31 KOs) y Marco Antonio “Veneno” Rubio (53-5-1, 46 KOs) por el cinturón absoluto mediano (160 libras), el venidero sábado 4 de febrero en la texana San Antonio.

José Sulaimán, presidente del CMB, hizo pública la noticia de mantener su designación inicial pese a que días antes había recibido una carta oficial, enviada por los señores Oswaldo y Reginaldo Kuchle (representantes de Rubio), en la cual solicitaban el cambio de árbitro para el citado encuentro.

Sulaimán declaró que tienen plena confianza en Lupe García. Y por esa razón se desestimó el pedido de que trabajara otro imparcial, preferentemente extranjero.

“Lo que queremos es que se designe a un réferi que no sea de la misma nacionalidad que el campeón mundial. En este caso Chávez y Lupe son mexicanos”, dijo días atrás Osvaldo Kuchle y a partir de ahí se disparó la polémica que aparenta parece estar zanjada.

El mandamás del CMB fue bien explícito en su respuesta:”la designación de Lupe obedece a un acuerdo que tuvimos con Dick Cole, dirigente de la Comisión de Texas. Ellos aceptaron que de aquí en adelante réferis de otros países trabajen en peleas de campeonato del WBC en Texas, se trata de una gran oportunidad.”

Luego comentó que “nosotros no podíamos desperdiciarla, es por eso que de común acuerdo con Cole, y con mucho cuidado, escogimos a Lupe. La verdad, es la primera vez que alguien rechaza a este réferi, de gran experiencia internacional en peleas de campeonato del mundo, incluso de pesos pesados.”

Como es de suponer el dictamen no hizo mucha gracia en el campamento de Rubio, aunque no se conocía de alguna respuesta a la decisión de la OMB. Aunque su inconformidad se desprende de las declaraciones hechas por Oswaldo Kuchle a los medios y que junto con la carta provocaron el incidente.

Entonces, de ambas maneras, cuestionó la pulcritud de Lupe al aseverar que “en el historial de Lupe García hay algunas cosas que se pueden mencionar que no se vieron bien. Por ejemplo, él trabajó en una de las peleas que tuvieron Rafael Márquez e Israel Vázquez, y para muchos que lo vimos, Lupe se precipitó en detener la pelea, perjudicando a Rafael, para favorecer a Israel Vázquez.”

Y prosiguió “nosotros, como dirigentes de Rubio, estamos obligados a atender sus reclamos, sus necesidades, y estamos obligados a proporcionarle los elementos necesarios para que pueda combatir sin sobresaltos, sin preocupaciones más allá de lo que pase en el ring.”

Ahora y en tono conciliador Sulaimán confesó que “esperamos que el equipo de Rubio le tenga confianza a Lupe García. Esta no es una pelea sucia, es entre dos muchachos que van a lo suyo, son excelentes boxeadores, limpios, y tienen la ventaja de que el árbitro habla español. Podría haber algún problema si se designa a alguien que no hable nuestro idioma.”

“El CMB da un voto de confianza a Lupe. Ahí estaremos para atestiguar lo que suceda. Estamos seguros de que todo saldrá bien”, concluyó el directivo azteca.

Comenta sobre este articulo