No soy profeta. Ni puedo predecir el futuro. Pero de algo estoy convencido: el puertorrique;o Wilfredo Papito Vazquez necesitará un verdadero milagro para derrotar al fenómeno filipino Nonito “Flash” Donaire el 4 de febrero en el Alamodone de San Antonio, Texas.

A pesar de efectuar el debut en las 122 libras, Donaire (27-1-0, 18 KOs) debe vencer a Vázquez Jr. (21-1-1, 18 KO) en la disputa del título vacante de las 122 libras, versión de la Organización Mundial de Boxeo (OMB).

Poco importa que su adversario fuera campeón mundial OMB en esa división (entre 2010 y 2011) hasta que el 7 de mayo pasado, y tras dos defensas exitosas, perdiera la condición e invicto ante el mexicano Jorge “Travieso” Arce (59-6-2, 45 KOs).

La ventaja de Donaire resulta tan evidente que los rifi rafes entre las respectivas esposas de cada uno en twitter aparenta ser una estrategia de marketing de los patrocinadores para salvar el combate, el cual no ha generado el interés esperado debido al desequilibrio de fuerzas.

Y es que el Relámpago filipino es uno de los cinco mejores boxeadores libra por libra del mundo. Y eso merece valoración … y respeto. Tres campeonatos mundiales en tres diferentes categorías son argumentos sólidos para decantarse a su favor. ¿Cuántos son los boxeadores que han podido realizar semejante hazaña?

Agreguémosle que desde el punto de vista psicológico el peleador asiático está muy fortalecido. Con innegable confiaza asumirá el nuevo reto después de derrotar, nada menos que por nocaut (el 19 de febrero del 2011), a Fernando “Kochulito” Montiel y por decisión al argentino Omar Nárvaez, verdaderos extraclases en el arte de Fistiana.

Al menos sus palabras son elocuentes: “fue un gran momento de mi carrera pues derroté al mejor peso gallo del mundo (Kochulito) y fue de manera espectacular”, recordó Donaire, quien de paso se llevó las coronas de peso gallo del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) y de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), a las cuales tuvo que renunciar al subir de categoría.

Otro motivo para creer en la capacidad deportiva de Donaire es que la fama, y el favoritismo, no se le han subido a la cabeza. “Va a ser un gran espectáculo. Él (Vázquez Jr.) es un gran boxeador. La razón por la que no lo tomo a la ligera es porque está determinado a ganarme y sé que va a traer todo su arsenal para hacerlo, pero estoy listo para eso.”

Añadió que estudió a su oponente en la pelea frente a Arce.”Su condición física va a estar ahí… Pero cuando eres más grande y tienes que bajar mucho de peso, te vuelves más frágil y te quedas sin gasolina en la parte final de las peleas. Creo que eso fue lo que le pasó en la pelea con Arce.”

“Fuera de eso, no le hago caso a rumores y noticias. Sé que definitivamente él va a ser el boxeador más grande de los dos, pero yo voy a ser el más rápido”, concluyó el filipino.

La situación de Vazquez Jr. difiere porque llega a este pleito después del doloroso traspiés ante Arce y de una victoria ante el discreto azteca Roberto Carlos Leyva (27-15-1, 21 KOs).

Dicen que soñar no cuesta nada y por eso Vázquez Jr. tiene fe en obtener un resultado positivo. “Yo me preparo a conciencia y estoy listo para demostrarle al mundo que voy a dar la sorpresa”

A menos de 48 horas del encuentro veo dos realidades: Nonito saldrá fortalecido y confirmando su reputación de gran boxeador. Mientras Vázquez Jr. está a punto de recibir otro mancha en su expediente deportivo.

Comenta sobre este articulo