En el boxeo las controversias verbales entre contendientes suelen generar grandes expectivas y para “explotar” el momento se monta un verdadero show publicitario. En medio de ese fragor es común escuchar improperios. Intimidar al contrario… justifica los medios. Pero en el calor del escarceo linguístico también los pugilistas cometen soberanas meteduras de pata que pueden dejarlos mal parados.

Tal es el caso de la panameña Chanttal “La Fiera” Martínez (15-5-0, 6 KOs) que, una semana después de fracasar ante la mexicana Jackie “La Princesa” Nava (26-4-3, 11 KOs), en la defensa del título mundial supergallo de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), da que hablar no solo por su revés sino por las declaraciones que hizo previo a la pelea.

Entonces dijo categóricamente que no había excusas para perder su corona ante la azteca el sábado 28 de enero. Así reconoció que solamente una vez presentó una excusa por fallarle al pueblo panameño,el 30 de enero de 2012, día en que perdió por contra Nava.

“Estoy lista para esta batalla. Mi salud está muy bien, me siento fuerte y mejor que nunca. Todo el mundo y hasta yo me he impresionado con las condiciones que tengo en estos momentos”, afirmó Martínez a unos días del comabte.

Luego se contradijo porque volvió a justificarse al decir: “en mi primer encuentro contra Nava yo no tenía experiencia, solo tuve 22 días para entrenar, fue algo apresurado. Ahora tengo mucha más experiencia, soy una campeona mundial.

Pero, como del dicho al hecho hay largo trecho, Chanttal no pudo retener la corona ante su adversaria, algo que entraba en el rango de lo posible. Sin embargo, lo sorprendente en esta historia fueron las sus propias palabras al decir: “me lastimé la mano en el tercer asalto.”

Hablar a la ligera puede costar caro…y este es uno de esos casos.

Comenta sobre este articulo