Un triunfo convincente alcanzó el filipino Nonito “Flash” Donaire (28-1,18 KO) sobre el puertorriqueño Wilfredo “Papito” Vázquez (21-2-18 KO) por decisión mayoritaria, en combate celebrado en el Alamodome de San Antonio Texas, ante unos 14 mil espectadores. Con su triunfo el filipino Nonito Donaire conquistó la corona de la Organización Mundial de Boxeo.

Los primeros cinco asaltos los consiguió sin muchas dificultades Donaire, quien todo el tiempo impuso su boxeo desde la media distancia, conectando certeros ganchos al cuerpo y al rostro de su oponente que fue muy pasivo en su boxeo hasta entonces, sin apenas sacar sus manos y sólo peleando a la defensiva.

Apenas en el sexto Vázquez ganó su primer asalto, cuando conectó muy buenos golpes al rostro del asiático, quien mostraba cierta hinchazón, muy particularmente en el ojo derecho.

Más parejo se puso el combate en el séptimo round, cuando los dos se fueron al centro del ring a intercambiar golpes, aunque finalizando el capítulo el filipino conectó un buen gancho al cuerpo de su rival. Nuevamente en el octavo volvieron al intercambio al centro del ring, y allí casi estuvieron todo el tiempo batallando, aunque Nonito sacó ventaja al final.

Gancho de izquierda certero al rostro de Vázquez en el noveno asalto lo hizo visitar la lona, para con ello ganar el filipino un round que estaba bastante parejo hasta ese momento. En el décimo Vázquez fue a buscar el combate donde más duele, utilizando muy bien su jab de izquierda e incluso llegó a poner de espalda a las sogas a su contrario en un bonito intercambio de golpes, aunque el filipino terminó el último minuto conectando mejores golpes de izquierdas y derechas al rostro y al cuerpo del boricua.

Los dos últimos asaltos los ganó el triple campeón mundial, en una exquisita disertación de buen boxeo por parte de los dos, que mostraron excelente calidad que los sitúa en un lugar de privilegio entre los mejores de la división de los supergallos.

El combate fue de esos que el público al final no quiere que se acabe, dada la constante refriega en medio del ring luchando por la victoria. Tanto uno como otro no rehuyó de su exigente compromiso que puso en disputa la corona vacante de los pesos súper gallos que dejó vacante el mexicano Jorge Arce.

La pelea anterior del boxeador filipino fue frente al invicto argentino Omar Narváez, el 22 de octubre del pasado año, cuando expuso sus títulos ante el campeón mundial súpermosca de la Organización Mundial de Boxeo, y obtuvo la victoria por decisión unánime. Ahora el asiático quiere enfrentar al japonés Toshiaki Nishioka, campeón del Consejo Mundial de Boxeo y uno de los mejores hoy día en las 122 libras. Aunque también ha dicho que le gustaría enfrentar al mexicano Jorge Arce. “Quiero pelear con Nishioka, el lugar no importa, puede ser en Estados Unidos o en Japón”, ha dicho Donaire.

Comenta sobre este articulo