El mexicano Julio César Chávez Jr aseguró que está listo para enfrentar a un oponente de la envergadura del argentino Sergio “Maravilla” Martínez, tras retener este sábado 4 de febrero su faja mundial de las 160 libras, versión del CMB, con una convincente victoria por decisión unánime sobre su compatriota Marco Antonio “Veneno” Rubio en el Alamodome de San Antonio, Texas.

“Quiero pelear con Sergio Martínez, Antonio Margarito o Miguel Cotto”, declaró Chávez Jr al término de su combate con “Veneno” Rubio.

El joven de 25 años permanece invicto con 45 victorias, un empate, y 31 nocauts y resulta evidente que enfoca su futuro inmediato hacia adversarios de mayor envergadura que los enfrentados hasta la fecha.

En referencia a su posible combate con “Maravilla” Martínez, a quien quiere como próximo rival, Chávez Junior estimó que “si peleo como esta noche (ante Rubio), él (Martínez) me puede ganar”.

El campeón mundial de los medianos del CMB reconoció que se había debilitado por las exigencias a que tuvo que someterse para hacer el peso para el combate con Rubio. “Después del séptimo asalto a mis piernas le pasaron factura los esfuerzos que tuve que hacer para poder pelear en las 160 libras. Creo que en el futuro no haré más este sacrificio”, subrayó.

Una vez más la sombra de su padre, el legendario Julio César Chávez, pesó durante la presentación del campeón mundial de la categoría mediana. “Yo no soy mi padre. Soy yo. Soy como soy, y doy siempre lo mejor de mí, y espero no haber decepcionado nunca a mis seguidores”, enfatizó Chávez Junior.

Dijo que “será muy difícil” una pelea con el estadounidense Floyd Mayweather, uno de los dos mejores pugilistas libra por libra, porque no tiene intenciones de buscar al “Pretty Boy” en un combate welter, o super-welter. “No quiero ofrecer ventajas debilitándome”, indicó, con lo cual dejó entrever que Mayweather sería una opción únicamente si puede subir como mínimo a las 160 libras.

Comenta sobre este articulo