Nonito Donaire venció a Wilfredo “Papito” Vázquez. Su triunfo careció de grandeza boxística en su ascenso a la división supergallo. El 4 de febrero en San Antonio, Texas podría catalogarse como un simple “día malo” para un púgil considerado entre los mejores libra por libra del mundo.

Pero el “Flash” filipino, que tildó de “aburrido” al cubano Guillermo Rigondeaux, hizo alardes inusitados como bajar la guardia, acercar el rostro a su rival y payasear durante varios asaltos, sin demostrar nada extraordinario ni siquiera que tiene pegada para imponerse en esta categoría.

El “Chacal” Rigondeaux (9-0-0, KOs) resultó convincente frente a Rico “Suavecito” Ramos el 20 de enero en Anaheim, California. El boricua estaba invicto en 20 combates y en 11 de ellos había anestesiado a sus rivales, pero fue incapaz de asimilar la poderosa mano izquierda de Rigondeaux.

Con depurada técnica, rapidez de manos y excelente defensa, Rigondeaux evidenció que su larga y exitosa carrera amateur no fue obra de la casualidad, sino resultado de de grandes atributos en el arte de la esquiva y el golpeo precisos.

Rigondeaux propinó caída a Ramos en el primero con golpe a la cabeza y después lo puso fuera de combate en el sexto con una seguidilla proveniente de su mano zurda también al rostro. Su rival estuvo cauteloso sin arriesgar hasta ese fatídico round cuando intentó intercambiar con el caribeño y pagó cara la osadía.

No satisface Rigondeaux a los que exigen convertir el ring en un baño de sangre para considerarlo un “buen espectáculo”, que respalden los patrocinadores y proporcione bolsas millonarias y majestuosos escenarios.

El arte de Fistiana es diferente a una riña callejera en la que predominan los puñetazos a diestra y siniestra, no existe defensa apropiada, ni técnica, y los dos contendientes literalmente se embisten como bestias en busca de matar o morir.

Sin duda alguna, el boxeo es ciencia y técnica. Inteligencia y estrategia, Rapidez de manos y piernas. Entrar, golpear y evadir los puños del adversario moviendo el torso y las piernas como si se flotara en una nube. Todo eso unido a valor. Un valor a toda prueba. Que no ceda en los momentos difíciles.

Ejemplos clásicos: Mohammed Alí y Ray “Sugar Leonard. Dos de los más universales y convincentes sobre el encordado. Y no faltaron en un principio los ignorantes (quizás el calificativo es insuficiente) que los consideraron a ambos “aburridos”.

Pero la grandeza de sus virtudes les permitió abrirse paso con fuerza inexorable en el pugilismo. Fueron dos extraclase. Dos genuinos fuera de serie en el concepto de “moverse como mariposa y picar como una abeja”.

Donaire y su equipo de trabajo pueden ignorar durante algún tiempo a Rigondeaux. Pero su excusa quedará atrás en la medida que El Chacal continúe demoliendo rivales y acorte el camino para obligarlos a que Nonito dé la cara sobre el ring.

Entonces Donaire tendrá que asumir el compromiso o cambiar de división. ¿Nonito o Rigondeaux? A la distancia avizoro un triunfo para El Chacal. Y estoy convencido que no será nada aburrido.

Comenta sobre este articulo