Aunque el boricua Wilfredo “Papito” Vázquez reconoce con humildad que perdió frente al filipino Nonito “Flash” Donaire, ya tiene entre sus objetivos inmediatos una revancha ante su más experimentado rival, en un combate que considera factible y que podría tener un resultado diferente, dado que un joven que crece cada día como boxeador.

Verdaderamente no abundan púgiles como Vázquez, con esa virtud para reconocer que el contrario fue mejor y tampoco dentro del mundo del deporte e incluso más allá de sus fronteras.

Pero siempre hay excepciones reseñables, como la Vázquez Jr (21-2-1, 18 KOs) que asumió con gallardía que Donaire (28-1-0, 18 KOs) fue mejor que él en el combate por el cinturón supergallo de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) el 4 de febrero en Texas.

“Aunque no lo quieran ver así, me enfrenté al mejor (peso) supergallo, le di una buena pelea, una decisión dividida. Yo soy un peleador que no tuvo una carrera aficionada y el llegar aquí es muy interesante y motivador para mí. Hay que seguir aprendiendo y, si me sigo desarrollando, voy a ser un campeón sólido”, dijo el joven de 27 años y cinco de experiencia en el máximo nivel del pugilismo.

Resultó un combate reñido en el que Papito se esforzó por agenciarse la victoria y recuperar la faja que había perdido contra el mexicano Jorge “Travieso”Arce, contó para ello con el apoyo casi total de las 15 mil personas que acudieron al Alamodome de San Antonio, Texas, pero finalmente perdió por decisión dividida (117-110, 117-110 y 112-115).

El filipino de esta manera alcanzó su cuarto cinturón absoluto en cuatro divisiones distintas.

“Me sentí tranquilo, muy contento, y agradecido de mi papá (Wilfredo Vázquez), de (Félix) “Tutico” Zabala (promotor) y con todos los fanáticos mexicanos, que fueron muy buenos conmigo, pues me dieron un apoyo que me motivó a trabajar duro dentro del cuadrilátero. Esto es un deporte en el cual se gana y se pierde”, comentó el puertorriqueño al diario Primera hora.

Agregó que pensó que Donaire “iba a ser mucho más difícil. Las manos de él eran un poco rápidas y tenía que tomar mucha precaución, pues tiene mucha más experiencia que yo. Tenía que capitalizar mis golpes y movimientos, pero el desarrollo que planteé me funcionó.”

“No salí con la victoria, pero me dieron la decisión dividida, y para mí eso fue muy satisfactorio, para mi tranquilidad y para mi enseñanza”, explicó el nacido en Bayamón.

Durante el diálogo con el rotativo puertorriqueño Vázquez aprovechó para desearle una pronta recuperación a Nonito, que no pudo asistir a la rueda de prensa después de la pelea porque debió trasladarse al hospital para que le realizaran exámenes en su mano izquierda.

“A lo mejor fue por los golpes en la cabeza. Es triste que se haya lastimado la mano. Al igual que yo depende del boxeo para llevar el alimento a su casa, por lo que le deseo que se recupere para que pueda seguir su carrera como boxeador”, destacó visiblemente contrariado.

Por su parte, Wilfredo Vázquez, padre, señaló que “vamos a solicitar la revancha contra Donaire”, entretanto su vástago aclaró que pasará algo de tiempo con su familia para luego regresar al gimnasio en busca de una nueva oportunidad de pelear por una faja mundial.

No caben dudas de que Vázquez dio una lección de respeto hacia los méritos del rival. Así creció su figura como deportista y deben de haber quedado atrás los días hostiles en que ambos se lanzaron improperios vía tiwtter y empujones en la conferencia de prensa.

Comenta sobre este articulo