El panameño Vicente Mosquera ha llevado dos luchas paralelas en su carrera: una en los cuadriláteros, que lo llevó a saborear un campeonato mundial, y la otra contra sí mismo, que a ratos parece más fuerte que él, y que lo aleja de las brillantes luces de la fama y la gloria, para sumirlo en sendas oscuras y olvidadas, que sin embargo parecen no poder doblegar su espíritu rebelde.

Comenzó a boxear a los 16 años, pero desde entonces mostró la indocilidad que le ha costado superar. Aparecía y desaparecía del gimnasio, como escuchando el llamado de una voz que lo instaba a dejar los sacrificios del boxeo, dándole falsas promesas de placeres ilusorios. Fue su mismo entrenador, Roberto Grimaldo, quien le puso el mote de “el loco”, por su conducta indisciplinada.

En abril de 2005 obtuvo el campeonato mundial superpluma de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), al derrotar por decisión unánime al tailandés Yodsanan Sor Nanthachai en el Madison Square Garden de Nueva York.

Luego de tres combates exitosos, Mosquera finalmente perdió su corona por nocaut técnico en el décimo round, en agosto del 2006 ante el venezolano Edwin Valero, en Panamá.

Entre pelea y pelea, Mosquera se ha visto envuelto en accidentes de tránsito ligados con el licor, y ha sido acusado de agresión, de violación e incluso de homicidio, lo que le ha llevado a pasar 5 años de su vida tras las rejas.

La vida parece haberle dado una nueva oportunidad, al resultar absuelto por el cargo de homicidio que lo tuvo recluido tres años en una celda de la cárcel “Renacer”, cerca del Canal de Panamá, de donde salió pesando mas de 200 libras pero dispuesto a retornar, a sudar en el gimnasio y a buscar un nuevo campeonato mundial.

Queriendo recuperar el tiempo perdido, Mosquera ha empezado por cambiar su viejo apodo de “El Loco”, por el de “Renacer”. Contrajo matrimonio en prisión y busca acercarse más a Dios, para tener la fortaleza de perseverar en sus intenciones. Ha bajado de peso y durante el 2011 realizó 5 combates, saliendo victorioso en todos, 4 de ellos por nocaut. Su palmarés es de 32 peleas, de las cuales ganó 29 (16KO), perdió 2 (1KO), y empató 1.

Con 32 años a cuestas, “renacer” Mosquera subirá de nuevo al encordado este jueves 9 de febrero, en su camino por volver a sostener en sus manos el fajín de campeón mundial, para enfrentarse al nicaragüense Walter Castillo, donde estará en juego el título latino de peso superligero (140 lb) del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

Su rival, de 23 años, en la pelea estelar de la velada llamada “Locura Incontrolable”, en la arena Roberto Durán de Panamá, es el campeón superligero de la Fedecentro, que avala la Asociación Mundial de Boxeo (AMB). Castillo quiere usar a Mosquera como trampolín para llegar a disputar un título mundial. La promesa del boxeo nicaragüense cuenta con 17 combates en su haber, con 16 victorias (12KO), y una sola derrota.

Solo el tiempo dirá si “El Loco” Mosquera podrá derrotarse a sí mismo, y renacer como el boxeador que alcanzará de nuevo la gloria de un nuevo campeonato mundial para Panamá.

Comenta sobre este articulo