Los anuncios de los combates entre Edgar “Iron Man” Sosa contra Wilber “Huracán” Uicab y Juan José “Goofy” Montes contra Oscar “Ceviche” Ibarra contribuyen al enriquecimiento del boxeo mexicano como usted tal vez no tenga idea.

Porque aunque contamos con 15 campeones mundiales absolutos en la actualidad, tenemos que serle honestos y decirle que la mayoría de los aztecas que acceden a un pleito de corte campeonil carece de clase suficiente como para ganar o conservar una corona mundial. Y esto se debe a que antes de llegar a esas circunstancias son víctimas de un proteccionismo grosero por parte de sus apoderados y manejadores que provocan denuncias entre los fanáticos.

Si sacáramos la cuenta de los peleadores mexicanos que en el 2011 se quedaron en el camino en un combate de campeonato mundial, no tengo duda de que usted minimizaría la hegemonía impuesta por el boxeo mexicano, que como explicamos en el párrafo anterior, actualmente cuenta con 15 soberanos.

Si Juan José Montes y Oscar Ibarra hubieran coincidido en un ring antes de caer derrotados por Tomás Rojas y Sylvester López respectivamente, habrían protagonizado un hitazo en taquilla, porque sus carreras fueron confeccionadas con mucho cuidado para llegar a una pelea de campeonato mundial y crearon falsas expectativas en el aficionado casual.

Para la mala fortuna de sus apoderados, ambos peleadores no cuentan con el talento para convertirse en monarcas del orbe, o al menos no por el momento, pues les falta desarrollar sus carreras contra verdadera oposición y en base a esa plataforma adquirir experiencia y madurez.

Y lo decimos sin temor a equivocarnos, ambos fueron víctimas de sus propios apoderados y fueron palomeados hasta que les engordaron en imagen y por supuesto en los rankings mundiales.

El que se enfrenten en estos momentos manda una señal de calma al pugilismo nacional. Las cosas se están empezando a hacer bien y cualquiera que sea el resultado ambos serán ganadores porque poseen el mismo nivel y es ahí donde podrán expresarse en su máxima capacidad.

En cuanto al Sosa vs. Huicab, opino lo mismo, pero me habría gustado haberlos visto pelear antes de del pleito que sostuvo Edgar Sosa con Pongsaklek Wonjongkam. Porque de nada le sirvieron al primero los seis costales que le desfilaron luego de la lesión que sufrió contra Rodel Mayol. Por eso fue que regresó de Tailandia con las manos vacías.

Crédito Foto: Alma Montiel, CMB

Comenta sobre este articulo