El monarca filipino Nonito “Flash” Donaire intentará este año unificar su corona de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) con la del Consejo Mundial (CMB) que ostenta el japonés Toshiaki Nishioka, en un combate que dejaría fuera del juego al cubano Guillermo “El Chacal” Rigondeaux, quien clama a gritos por subirse al ring frente a Nonito.

Campeón mosca, supermosca y gallo, Donaire (28-1-0, 18 KOs) derrotó por decisión dividida al puertorriqueño Wilfredo “Papito” Vázquez (21-2-1, 18 KOS) en la discusión del título vacante supegallo el 4 de mayo en Las Vegas.

Donaire, de 29 años, ha tildado de “aburrido” el estilo de pelea de Rigondeaux y prefiere enfilar sus cañones hacia Nishioka (39-4-3, 24 KOs), quien ha defendido con éxito siete veces el cinturón de las 122 libras, la última con victoria unánime ante el mexicano Rafael Márquez, el 1 de octubre en Las Vegas.

“Deseo unificar las coronas y hay posibilidades de que ocurra en el verano”, dijo Donaire sobre el enfrentamiento con el nipón. “Busco otro título y el objetivo que me he propuesto es Nishioka”.

Durante su pleito versus Vázquez, el “Flash” no demostró potencia en los puños, ni siquiera un boxeo convincente que justifique su inclusión como uno de los mejores libra por libra del mundo. Simplemente ganó pero no convenció.

“Es un gran boxeador”, añadió Donaire. “Un zurdo muy difícil para cualquier rival y considero que será un reto para mí, además de una buena oportunidad de un gran combate para el público”.

Rigondeaux (9-0-0, KOs) anestesió en el séptimo round a Rico “Suavecito” Ramos el 20 de enero en Anaheim, California. El boricua estaba invicto en 20 combates y en 11 de ellos había ganado por nocaut a sus rivales, pero fue incapaz de asimilar la poderosa mano izquierda de Rigondeaux.

Como prueba sus grandes atributos, El “Chacal” propinó caída a Ramos en el primero y después lo puso fuera de combate en el sexto con una seguidilla proveniente de su mano zurda. Su rival estuvo cauteloso sin arriesgar hasta ese fatídico round cuando intentó intercambiar con el caribeño y pagó cara la osadía.

“Basta de excusas”, dijo Rigondeaux de 31 años al sitio “BoxingScene.com”. “Están evitando el combate y dando vueltas en círculos para que Nonito no pierda conmigo”, añadió el bicampeón olímpico de Sydney-2000 y Atenas-2004.

Gary Hyde, apoderado del cubano, expresó que “la pelea que todo el mundo quiere es contra Donaire, pero el filipino lo rehúye. Pero también sería muy atractivo enfrentar a Nishioka”.

Hyde, quien vaticinó que Rigondeaux acabaría con Ramos antes del séptimo round, insiste en que Donaire y sus asesores hacen todo lo posible para no subirlo frente al Chacal.

“Donaire busca todas las excusas posibles para evitar un choque cn Rigo, pero sabe que si quiere reinar en la división, tiene que vencer al mejor y Rigo lo es en estos momentos”, añadió Hyde.

Mientras el objetivo de los manejadores de Rigondeaux se enfoca en esos dos rivales, no paran de buscar un adversario para el cubano en fecha tan cercana como marzo o abril.

Y afirman que existe otra posibilidad contra el ruso Alexander Bakhtin, quien se encuentra invicto en 28 pleitos, 11 de ellos concluidos antes del límite.

“Rigo es el mejor de la división y seguirá siendo el rey hasta que decida subir de peso”, precisó Hyde.

Comenta sobre este articulo