En cualquier actividad humana ocurren hechos insólitos. Y el deporte tampoco está exento. El neozelandés Sonny Bill Williams, campeón mundial de rugby con los “All Blacks” en 2011, acaba de agenciarse la faja que lo acredita como titular de los pesos pesados en Nueva Zelanda.

Clarence Tillman (11-9-2, 6 KOs), púgil de origen estadounidense pero residente en la neozelandesa Auckland, ni siquiera pudo pasar de la primer round en el Claudelands Arena en Hamilton, porque el árbitro creyó prudente detener la pelea.

Sonny (5-0-0, 3 KOs), a quien le resta mucho camino por andar, castigó reiteradamente el rostro de su oponente, incluidos dos demoledoras derechas que lo enviaron a la lona, segundos antes de que el réferi diera por terminado el combate al minuto y 51 segundos.

A sus 26 años este joven puede presumir, además, de ser centro de los famosos “All Blacks”, que ganaron a Francia la final de la VII Copa Mundial de Rugby que se celebró en su país del 9 de septiembre al 23 de octubre de 2011.

Según Marca.com, Sonny Williams tiene una cláusula en su contrato con la Federación de Rugby de Nueva Zelanda (NZRU) que le permite participar en ambas actividades deportivas.

Después de la victoria sobre Tillman, el fornido deportista dirige la mirada hacia el Super XV, competición de franquicias y provincias del Hemisferio Sur. Esa contienda la disputará con su nuevo equipo, los Waikato Chiefs, que se estrenarán el 25 de febrero frente a los Highlanders.

Aunque el otro camino no estará lleno de rosas, solo resta esperar para ver si también logra coronarse en la división de peso pesado.

Comenta sobre este articulo