El boricua Miguel “Junito” Cotto (27-2-0, 29 KOs) nunca olvidará el 2011. Hizo dos defensas positivas del cinturón absoluto en el peso mediano (160 libras), versión de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), revalorizó su carrera y ahora acaba de recibir la distinción de Boxeador del Año en su tierra natal.

Por quinta ocasión Junito recibe semejante honor que brinda la Comisión de Boxeo Profesional de la nación caribeña, que la víspera dio a conocer los premios a los Valores del Año en el 2011, ceremonia que se efectuó en el Centro de Adiestramiento Nilmarie Santini del Departamento de Recreación y Deportes, en Santurce.

En la velada, dedicada a Don Mario Rivera Martinó, conocido como “La Biblia del Boxeo”, el poderoso púgil también mereció los premios Frank Parilla y la Copa Sixto Escobar.

Cotto hizo méritos en dos combates durante 2011. En ambos expuso la corona de las 160 libras que había arrebatado al bieloruso Yuri Foreman (28-2-0, 8 KOs) el 5 de junio de 2010.

Su primera defensa fue el 12 de marzo contra el retador nicaragüense Ricardo “El Matador” Mayorga (29-8-1, 23 KOs), en el MGM Grand de Las Vegas, Nevada, a quien derrotó por nocaut en el round 12.

Pero su desempeño más encumbrado llegó el 3 de diciembre en la catedral del boxeo: el Madison Square Garden de Nueva York. Aquel día tomó desquite al vencer por nocaut técnico al mexicano Antonio Margarito (38-8-0, 27 KO), que no pudo salir al décimo asalto porque tenía el pómulo derecho totalmente inflamado y le impedía la visibilidad en el ojo.

Aquella disertación de buen boxeo no solo acalló al bocazas de Margarito, sino que le volvió a colocar en la mira de los dos mejores púgiles libra por libra: el filipino Manny Pacquiao y el estadounidense Floyd Mayweather, que por cierto, será su próximo rival el 5 de mayo.

Además tuvo razón cuando prescindió, previo al combate con Margarito, del entrenador Enmanuel Steward, miembro del salón de la fama. Entonces contrató al cubano Pedro Luis Díaz, quien fuera entrenador de la escuadra olímpica cubana y adiestrara al tricampeón olímpico Félix Savón.

La arriesgada decisión generó encendidas polémicas a las cuales Cotto contestó: “yo estaba sorprendido al instante en cuanto a la técnica de gran boxeo y el conocimiento de acondicionamiento que transmite a sus combatientes. Siento que junto con Phil Landman (entrenador de fuerza y acondicionamiento), Pedro Luis es un ajuste perfecto para alcanzar mi mejor potencial para mi próxima pelea en diciembre y me llevará a la victoria. “

Y tuvo razón.

Los restantes premios recayeron en Juan Mercedes y David Quijano, quienes protagonizaron la “Pelea del Año” el 1 de abril de 2011 en el coliseo Héctor Solá Besárez de Caguas. El Novato del Año lo obtuvo José “Sniper” Pedraza, campeón juvenil del Consejo Mundial de Boxeo. El Prospecto del Año quedó en poder de Thomas Dulorme.

El Manejador del Año lo recibió Antonio O. Piñeiro. José Bonilla ganó como Entrenador del Año.

Comenta sobre este articulo