El mexicano Juan Carlos “Zurdito” Sánchez dio una grata sorpresa a sus seguidores al conquistar la corona supermosca de la Federación Internacional de Boxeo (FIB) en poder de su compatriota Rodrigo “Gatito” Guerrero, en los Mochis, Sinaloa.

Con un boxeo de riposta, evitando el cuerpo a cuerpo que intentó imponer su adversario, Sánchez (14-2-1, 7 KOs) ganó fallo unánime de los oficiales, que votaron 119-109, 115-113 y 116-112.

Guerrero (17-4-0, 10 KOs) buscó pelear en la corta distancia e imponer la fuerza de su pegada desde el inicio del combate, pero Sánchez se desplazó hacia atrás y hacia los laterales, marcando golpes con precisión, sobre todo con su gancho de izquierda.

En el octavo asalto, Sánchez cambió el plan táctico y aceptó el reto de Guerrero, lo que motivó una herida en la boca del monarca que sangró abundantemente pero sin mayores consecuencias.

Al final del pleito, con la instalación convertida en manicomio por los incesantes intercambios, Sánchez golpeó con fortaleza el rostro de Guerrero, quien terminó con la cara muy inflamada y una herida en la ceja derecha.

“Se ha cumplido mi sueño, aunque pocos me daban oportunidad de triunfo”, dijo Sánchez, de 21 años y quien ahora acumula seis victorias consecutivas. “Pero siempre creí en mi. Estoy muy feliz”.

Guerrero, de 24 años, había conquistado el cetro supermosca frente al estadounidense Raúl “La Cobra” Martínez el 8 de octubre del pasado año en Tijuana.

“Lo di todo en el ring, pero él contragolpeó bien y nunca pude agarrarlo”, expresó Guerrero. “Espero tener la revancha pronto”.

Comenta sobre este articulo