El Junior Julio César Chávez es una caja de resonancia para la prensa. Todos los días aparecen noticias relacionadas con el hijo de La Leyenda. “Arrestado por manejar en estado de ebriedad”. “Suspendido seis meses por el uso de sustancias prohibidas”. “Evitó la prueba de orina tras el combate con Marco Antonio “Veneno” Rubio”. Su nombre es una explosión mediática, quizás por aquello de su descendencia directa de uno de los boxeadores más grandes en la historia del pugilismo mexicano.

Ahora inesperadamente y según el sitio Irish-Boxin.com le surgió al Junior un próximo rival: el irlandés Ande Lee. Según esa publicación, existen conversaciones con Top Rank, la promotora de Chávez Jr., para enfrentarlo a Lee el 2 de julio en Estados Unidos.

No existen dudas sobre la calidad del Lee (27-1-0, 19 KOs), un púgil de la mano equivocada residente en Detroit, que acumula 12 victorias consecutivas, la última ante Brian Vera en octubre del pasado año.

Es precisamente Vera el único que ha quebrantado la perfección en la carrera de Lee, pues lo derrotó por nocaut técnico en el séptimo round en marzo de 2008 en Connecticut, cuando Lee exhibía una seguidilla de 15 éxitos.

Hasta ahí todo bien. Un pleito con dos peleadores de buen historial, que seguramente ofrecerán un combate interesante para el público. Pero (siempre hay un pero) la situación se complica porque Chávez Jr. tiene asignado rival: el argentino Sergio “Maravilla” Martínez.

El Consejo Mundial (CMB) hace unos días ratificó a Martínez como el adversario del Junior, solo condicionado a que el sudamericano salga vencedor (que pocos ponen en duda) frente a Matthew Macklin, el 17 de marzo en el Madison Square Garden, de Nueva York por el título diamante de esa organización.

“Martínez tiene que ser el siguiente rival de Chávez o el título quedará vacante, no hay más opciones”, dijo categórico el CMB en un comunicado.

No obstante, Martínez ha acusado a la CMB de incumplir con sus decisiones como ocurrió anteriormente al disputarse el enfrentamiento entre Chávez Jr. y “Veneno” Rubio, después que la entidad había afirmado que no daría el beneplácito para su realización.

Según fuentes allegadas las conversaciones, existió un presunto acuerdo entre Martínez y José Sulaimán, presidente del Consejo Mundial de Boxeo, para que “Maravilla” dejará vacante el título mediano de esa organización, que obtuvo por decisión unánime frente a Kelly Pavlik el 17 de abril de 2010 en Atlantic City.

El acuerdo verbal (entre caballeros tiene fuerza de ley) le garantizaba a Martínez rivalizar con el ganador entre el Junior Chávez y Sebastian Zbik el 4 de junio del pasado año en el Staples Center, de Los Angeles.

Pero después de la victoria por decisión mayoritaria del azteca, “Maravilla” ha tenido que conformarse con su irrelevante título de “Campeón de Diamantes”, mientras se pactó el combate de Chávez Jr. frente a “Veneno” Rubio.

Al enterarse de la aprobación del pleito Chávez Jr-Rubio, el argentino Martínez expresó molesto que dejaba la entidad boxística.

“Abandonaré el CMB hasta que cumplan sus propias reglas”, dijo públicamente. “Estoy desilusionado de la forma en que están manejando la situación y yo no soy rehén ni peón del CMB”.

¿Se efectuará el esperado pleito Chávez-Martínez? ¿Echará por tierra nuevamente el CMB su palabra al permitir que Chávez enfrente a Lee?

A estas alturas y con el desarrollo de los acontecimientos previos, es difícil poner en duda las declaraciones de Irish-Boxin.com. Al menos yo no lo haré.

Comenta sobre este articulo