Cuando el 5 de mayo el estadounidense Floyd Mayweather (42-0-0, 26 KOs) suba al cuadrilátero ubicado en el MGM Grand Hotel de Las Vegas no solo peleará por otro título mundial y una multimillonaria cifra sino que también lo hará por mantener impoluto el casillero de las derrotas. Solo así podrá seguir aspirando a mantenerse en un selecto grupo de leyendas del pugilato que hicieron carrera profesional perfecta.

El irlandés Jack Mc Auliffe (31-0-6, 22 KOs), el húngaro László Papp (27-0-2, 15 KOs), el estadounidense Rocky Marciano (49-0-0, 43 KOs), el inglés Terry Marsh (26-0-1, 10 KOs) y el mexicano Ricardo 'Finito' López (51-0-1, 38 KOs) son algunos de esos gigantes que se retiraron sin sufrir el dolor del fracaso.

Mayweather Jr., verdadero mito en activo, tiene 34 años y parece posible que realice semejante hazaña, aunque todavía deberá superar varios escollos. El más inminente es el boricua Miguel Cotto (37-2-0, 30 KOs), que tiene la autoestima en la estratosfera después de destrozar al azteca Antonio Margarito (38-8-0, 27 KOs) el 3 de diciembre en Nueva York.

El primer superdotado en colgar los guantes sin máculas fue el irlandés Jack Mc Auliffe (24 marzo de 1866-5 noviembre de 1937), que logró ser campeón mundial ligero entre 1886 y 1893. Por su categoría le apodaron “El Napoleón del Ring” y póstumamente, en 1954, le incluyeron en el Salón de la Fama del Ring Boxing. En 1995 también el Salón Internacional de la Fama del Boxeo le abrió un espacio en su colección de grandes nombres.

Cuando se habla de la historia del boxeo uno de los habituales es Rocky Marciano (1ro septiembre de 1923-31 agosto de 1969). Rocco Francis Marchegiano, nació Brooklyn y era de origen italiano, fue el único monarca de los pesos pesados (desde 1952 hasta 1956) que no conoció la derrota, al realizar seis defensas exitosas. Además anestesió a 43 adversarios de 49, para un impresionante 87,76% del total de sus peleas. Dicen que no era un virtuoso pero “su punch de derecha era inhumano”.

László Papp (25 marzo de 1926-16 octubre de 2003) es uno de los tres grandes exponentes del amateurismo junto a los cubanos Teófilo Stevenson y Félix Savón. Ellos son los únicos que pudieron ganar tres títulos olímpicos. El magyar fue el primero en hacerlo en las versiones de Londres 1948, Helsinki 1952 y Melbourne 1956.

En 1957 comenzó su andadura profesional y en su camino solo pudo interponerse el gobierno comunista húngaro que no permitía el boxeo rentado, razón por la que tuvo que emigrar a Austria. Desafortunadamente no pudo tener una pelea titular, aunque derrotó a varios de los mejores ranqueados en los pesos medios. José Sulaimán, presidente del Consejo Mundial de Boxeo, le otorgó en 1989 el premio al “Mejor boxeador aficionado y profesional de todos los tiempos” y en 2001 fue exaltado al Salón Internacional de la Fama del Boxeo.

El británico Terry Marsh (7 febrero de 1958) realizó su primera pelea profesional en 1981 y durante seis años fue invencible. El 4 de marzo de 1987 conquistó el cinturón absoluto ligero welter de la Federación Internacional de Boxeo (FIB) al derrotar al norteamericano Joe Manley. Se convirtió en el primer europeo en retirarse invicto siendo campeón del mundo. Luego igualaron esa hazaña el rumano Michael Loewe (28-0-0, 10 KOs), el alemán Sven Ottke (34-0-0, 6 KOs) y el también inglés Joe Calzaghe (46-0-0, 32 KOs).

Ricardo López (25 de julio de 1966) nació en la capital de México. El “Finito” como le llamaban debutó en 1985 y a partir de ahí eslabonó una impresionante trayectoria que incluye 51 victorias, un empate y 23 defensas titulares. De ellas 21 fueron en la división paja y tuvo el alto honor de ostentar cinturones absolutos en las versiones de las cuatro entidades más importantes: CMB, AMB, OMB y FIB.

Sin dudas que Mayweather lo tendrá difícil, pero en la vida no hay imposibles. Depende de él…al menos, talento le sobra.

Comenta sobre este articulo