Aunque tenía programado para inicios de este año un combate en África, el nicaragüense Santos “El Toro” Benavides decidió abandonar la profesión de los golpes reglamentados, apenas a los 29 años de edad. Desistió de enfrentarse a Emmanuel Tagoe por el título Intercontinental de las130 libras, de la Federación Internacional de Boxeo (FIB).

Con el dinero que obtuvo en su última pelea en Costa Rica, en noviembre del año anterior, se compró un taxi para dedicarse a transportar pasajeros por la calles de Managua. Precisamente en este combate ante Bryan “Tiquito” Vásquez estaba en juego el pase a la disputa de un pergamino mundial.

Al parecer, Benavides no logró recuperarse emocionalmente de la abrumadora derrota que sufrió a manos del “Tiquito”, cuando subieron al cuadrilátero para disputar el campeonato interino súper pluma de la AMB. La pelea se definió por decisión unánime a favor de Vásquez. Sumado a esto, sufrió en diciembre el ataque del dengue, que lo postró en cama con una fuerte gripe, tos y fiebre que lo dejaron muy debilitado.

En sus 7 años como boxeador profesional, Santos Benavides acumuló 28 peleas, ganando 23 de ellas (17 KO), perdió 3 (1 KO) y empató 2. Se caracterizó por ser un fajador de escasos recursos técnicos que iba siempre adelante, buscando la pelea con un implacable ataque basado en el poder de sus puños.

Comenta sobre este articulo