Como en una filme de horror, el púgil británico Dereck Chisora acumuló todos los ingredientes negativos en solo dos díás en Munich: dio una bofetada al ucraniano Vitali Klistchko, fue castigado con una multa de 50.000 dólares, perdió por decisión unánime el título mundial pesado y finalizó con cargos por agresión, además de una estancia tras las rejas.

Un día antes del pleito programado el 18 de febrero en un centro comercial de Munich, Chisora aprovechó el tradicional “cara a cara” para pegarle una soberana cachetada al veterano “Doctor Puños de hierro” Klitscho, lo que obligó a guardias de seguridad y representantes de ambos púgiles a impedir que la deplorable agresión tuviera un desenlace trágico.

Ni corto ni perezoso el Consejo Mundial de Boxeo (CMB) le aplicó la multa a Chisora, quien en la siguiente jornada y antes del combate oficial continuó con su vulgaridad y falta de ética al escupir en la cara del astro ucraniano.

Aunque Klitschko, de 40 años, se lesionó el hombro izquierdo en el cuarto asalto, recibió fallo unánime de 118-110 a través de dos jueces, mientras el otro lo hizo para 117-111. Sin dudas ganó sobre el ring.

“He peleado ocho asaltos sin poder utilizar el brazo izquierdo”, dijo Klitschko al concluir el pleito. “No lo pude mover más aunque hice todo el esfuerzo posible”.

Una prueba de resonancia magnética reveló que Klitschko sufrió rotura parcial del tendón del hombro izquierdo aunque el propio boxeador descartó que requiera una intervención quirúrgica.

Pero era solo el comienzo. Faltaba más. Mucho más. Durante la rueda de prensa posterior a la pelea, Chisora provocó una reyerta con su coterráneo y también pugilista Dave Haye, lo que exigió nuevamente intervención policial para acabar el tumulto.

“David, te voy a disparar. Lo digo en serio. Te voy a disparar”, amenazó Chisora a Haye, quien se desempeñó como comentarista del combate para una cadena británica.

Tras ser arrestado, interrogado y acusado de lesiones, Chisora fue liberado, pero horas más tarde fue detenido en el aeropuerto de Munich por la policía local que lo procesará por daños de gravedad.

Aunque la policía alemana no había podido dar con el paradero de Haye, al boxeador-comentarista también lo buscan para interrogarlo y fuentes allegadas a los hechos aseguran que recibirá sanciones fuertes por la trifulca.

“Quiero reunir al consejo con el objetivo de no dejar pelear a Chisora y a Haye nunca más en Alemania”, señaló el presidente de la Federación Alemana de Boxeo (BDB), Thomas Pütz.

Según medios alemanes, Chisora sufrió una lesión en el labio por un botellazo que le propinó Haye, en tanto Adam Booth, entrenador de Haye recibió heridas en la cabeza.

“¿Rostros ensangrentados en una rueda de prensa? Es una pena para el boxeo. ¿Son los modelos en los que se tienen que fijar los jóvenes? Esto es increíble”, señaló Vladimir Klitschko sobre la pareja británica, reseñado por la agencia alemana de noticias DPA.

La retransmisión del combate fue vista por 12,88 millones de personas en Alemania y tuvo una cuota de pantalla del 56,6 por ciento, de acuerdo con la agencia germana.

Dos años antes, Klitschko abandonó la pelea por el título mundial ante el estadounidense Chris Byrd por la rotura de un tendón en el hombro. Aunque esta vez el final fue diferente, no se mostró del todo satisfecho: “Quería ganarle por KO”.

Con el triunfo, Klistchko mejoró el récord a 44 victorias, incluidos 40 nocatus y dos reveses. Su adversario acumula ahora 15 triunfos, nueve antes del límite de tiempo, con tres fracasos.

El múltiple monarca ucraniano, de 41 años y 2,02 metros, no pierde desde el año 2003, cuando recibió nocaut técnico del estadounidense Lennox Lewis en seis rounds en Las Vegas.

Dos días atrás señalé en Zona de Boxeo que “Chisora es una bestia sin control. Al estilo de Mike Tyson, que como un energúmeno mordió a Evander Holeyfield en una oreja”.

Mientras escribía el artículo tuve dudas si el calificativo era excesivamente fuerte y peyorativo. Hoy, a raíz de los acontecimientos, pienso que quizás la valoración resultó insuficiente.

Comenta sobre este articulo