Dicen que la venganza es un plato que se degusta en frio. El boricua Juan Manuel “Juanma” López (31-1-0, 28 KOs) está consciente y prepara un dulce sorpresa al mexicano Orlando Salido (37-11-2, 25 KOs), el hombre que el 16 de abril de 2011 le noqueó, manchó para siempre su expediente y le arrebató la faja absoluta pluma de la Organización Mundial de Boxeo (OMB).

El 10 de marzo será la fecha de la redención en el coliseo Roberto Clemente de San Juan. Allí, frente a su gente, intentará lavar la afrenta y recuperar el cinturón perdido en el salón Rubén Rodríguez de Bayamón, Puerto Rico.

“Quiero demostrar a mucha gente, tanto de la compañía como al público y la OMB, que tuve una mala noche y seré campeón mundial nuevamente por un largo tiempo”, enfatizó el puertorriqueño de 28 abriles que debutó en el boxeo rentado en 2005, coincidentemente en el mismo recinto que enmudeció seis años después con su derrota.

En el diálogo con Primera Hora.com, López explicó que el boxeo es el único deporte en que uno es tan bueno como lo último que hace. En otros disciplinas como el béisbol, el baloncesto, el voleibol las acciones suelen decidirse al mejor de siete encuentros, algo que dijo parecerle más justo.

“En el boxeo se gana o se pierde. A veces la gente mira la derrota y no las 31 victorias que tengo. Despreciaron a mi entrenador (Alex Caraballo), a mi manejador (Orlando Piñeiro) y eso me incomoda, pero a la misma vez me sirve de motivación”, indicó.

Sobre Salido comentó que no le tiene simpatía. “Me ganó y tengo que lidiar con eso y demostrarle al público que fue una mala noche de mi parte. No tenía la mente donde debería estar, no estaba concentrado y Salido, se aprovechó de eso para ganar.”

Con la frialdad mental que brinda el tiempo, Juanma explicó que en la anterior pelea trabajó bien en los primeros tres o cuatro asaltos, pero luego se salió de ritmo. Añadió que se desesperó completamente cuando lo derribó y no apeló a su experiencia para agarrar y empujar.

El boxeador natural de Río Piedras se mostró parco a la hora de hablar de la revancha. “No quiero hacer muchos comentarios no vaya a ser que no salgan las cosas esa noche. Quiero ir al ring y demostrar que trabajé bien.”

“Si no gano, mi carrera no se acaba, pero será más cuesta arriba levantarme. Perder contra Salido significó perder muchas oportunidades económicas y grandes combates que ya tenía en planes. Pero lo importante será llevar a cabo el trabajo que se ha venido haciendo en el gimnasio, no salirme del ritmo de pelea y tampoco cometer errores”, expresó.

Y luego confesó que después de su combate contra Gerry Peñalosa veía el boxeo como un trabajo de día a día. “Lo que me motivaba era que tenía que ganar buen dinero para encaminar a mi familia. Hoy tengo una motivación distinta y es por esta pelea. Hace mucho tiempo que no sentía un deseo así de hacer una pelea y estoy supercontento de que será contra Salido nuevamente.”

Comenta sobre este articulo