Saúl Álvarez tenía dos años y siete meses cuando Shane Mosley bajó del ring con su primera victoria profesional en 1993. Greg Puente no resistió la pegada del estadounidense, en aquel entonces con 21 años, y cayó por nocaut en el quinto asalto.

Transcurridos casi 19 años, el “pelirrojo” Álvarez (39-0-1, 29 KOs) también con 21 años, marcha invicto y entre sus múltiples méritos exhibe el fajín superwelter del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), que expondrá ante el todavía fogoso “Sugar” Mosley (46-7-1-, 39 KOs).

Experiencia frente a juventud. Inicios de un ocaso versus un peleador de presente y futuro. ¿Quién ganará? “Canelo Álvarez parte como favorito. Pero ¡cuidado! Mosley tiene ring, mucho ring y aunque perdió con “Money” Mayweather y Manny Pacquiao, ha salido vencedor ante Oscar de La Hoya y Antonio Margarito, entre otros, lo que sin dudas lo avala como un púgil que posee una gran escuela boxística, que podría complicar el desempeño de su joven rival.

“Es un sueño pelear con él (Mosley)”, dijo Álvarez al referirse al venidero pleito el 5 de mayo en Las Vegas. “Será el rival más grande de mi carrera, un boxeador con grandes virtudes, entre ellas el trabajo constante”.

En su último combate “Canelo” retuvo el título ligeromediano al derrotar por nocaut técnico en el quinto asalto al puertorriqueño Kermit “El asesino” Cintrón el 26 de noviembre en el Distrito Federal mexicano.

“Siempre he visto sus peleas para aprender”, añadió Álvarez. “Pega, se mueve, tiene experiencia y es un rival difícil para cualquiera. Es un boxeador completo y un ídolo que seguí cuando aspiraba a ser campeón del mundo”.

Mosley sabe a la perfección la importancia del pleito con Canelo para demostrar que no han pasado sus mejores días sobre el encordado y que está distante la fecha del adiós definitivo.

“Se han dicho muchas cosas sobre mí, que si estoy viejo, que si ya debo retirarme y muchas más”, expresó Mosley. “Todavía tengo que probar muchas cosas y eso será una gran desventaja para este joven cuando nos enfrentemos sobre el ring”.

Invicto en sus primeros 38 combates entre 1993 y 2002, Mosley sufrió el primer descalabro ante Vernon Forrest el 26 de enero de 2002 en Nueva York, con la corona welter en disputa. Seis meses después perdió la revancha ante Forrest en Indianápolis, también por fallo unánime.

“Estoy hambriento y realmente quiero probarlo”, añadió Mosley. “Él está buscando pelear con Mayweather y Pacquiao, y yo también. Estamos a la misma altura, pero lo complicado para él es que estoy al cien por ciento en la actualidad”.

Comenta sobre este articulo