El mexicano José Sulaimán, presidente del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), está cosechando lo que sembró. Debió saberlo cuando cedió a las presiones de Top Rank y la televisora HBO que prefirieron colocar al campeón mediano Julio César Chávez Jr. (45-0-1, 31 KOs) frente al retador Marco Antonio “Veneno” Rubio (53-6-1, 46 KOs), en detrimento del legítimo aspirante a la corona: el argentino Sergio “Maravilla” Martínez (48-2-2, 27 KOs).

El mandamás del CMB trató de buscar una salida decorosa al embrollo y aseguró que el vencedor del Rubio-Chávez tendría que exponer el cinturón absoluto de las 160 libras ante Maravilla que rompió relaciones con la cadena y la entidad, acusándolos de incumplir el acuerdo que lo colocaba como contendiente obligatorio.

Pero al “Hijo de la Leyenda” y a su promotor, Bob Arum, no parece agradarle confrontar al tercer hombre del escalafón de los mejores boxeadores libra por libra -únicamente antecedido por Manny Pacquiao y Floyd Mayweather-, y que pudiera significar un desastre para su imagen, todavía muy cuestionada por maquillarla a costa de peleadores de poca monta.

Si hubo una primera vez, también puede existir una segunda. Así debieron pensar Arum y Chávez Jr. que aparentemente prevén saltarse la disposición del CMB, pues se especula que su próximo retador será el irlandés Ande Lee y no Maravilla.

Semejante desacato, y que de manera indirecta Sulaimán propició, despertó la ira del titular del CMB que acaba de declarar que si Chávez Jr. “quiere dejar el título mundial, que se vaya, pero al CMB se le respeta”.

Visiblemente enfadado la emprendió contra el promotor del sinaloense de 26 años. “Bob Arum se mete en zapatos muy grandes si anuncia a Chávez jr contra otro rival, porque debe enfrentar al argentino Sergio “Maravilla” Martínez como lo ordena el Consejo Mundial.”

Para evitar suspicacias y no tropezar con la misma piedra, el directivo aseguró que no hará concesiones porque “Julito debe enfrentar a “Maravilla” Martínez y si quiere irse del CMB, que se vaya, yo siempre lo he apoyado y le dimos la oportunidad de ganar el cinturón mundial porque lo estimo como a su padre.”

En medio del intercambio con los medios salió a relucir la demanda interpuesta por Marco Antonio Rubio, reclamando incumplimiento y violación del reglamento del CMB, antes, durante y después de la pelea por el cinturón mundial ante Chávez Jr. (45-0-1, 31 KOs).

Al respecto dijo que ganará ese juicio. “El promotor Osvaldo Kuchle fue a buscar al abogado de Nueva York (Richard Dolan) que nos ganó injustamente una demanda millonaria con Graziano Rochiggiani, nos hizo mucho daño y eso no tiene nombre.”

Medio sorprendido por el curso que ha tomado el asunto señaló que la demanda “es un hecho incalificable, pero vamos a ganarla porque Chávez ni Rubio se hicieron exámenes antidoping porque no hubo laboratorio en el Alamodome.”

Argumentó que realizar las pruebas de orina es una responsabilidad que compete a la comisión de boxeo de Texas, que es autónoma y a la cual el CMB no puede exigirle nada “mucho menos en Estados Unidos”.

Para alejar las dudas y sacarse el polvo de encima enfatizó que ni Chávez Jr ni Rubio reportaron sus prepesajes a los 30 días y a la semana previa al combate, tal y como recomienda el CMB, de ahí que “el error es de los equipos de trabajo de ambos boxeadores”.

Comenta sobre este articulo