Yordanis Despaigne (9-2-0, 4 KOs) era el titular indiscutido de los 75 kilogramos en la selección cubana de boxeo amateur. No arrastraba multitudes como Yuriorkis Gamboa, Guillermo Rigondeaux, Mario Kindelán y Odlanier Solís, todos colegas suyos en el primer lustro del nuevo siglo, pero ahora, en el boxeo rentado, tiene la oportunidad de demostrar que puede ser estrella y no sombra. Y está empeñado en lograrlo.

“Ganas y corazón me sobran para triunfar”, aseguró el fornido santiaguero de 32 años que contiende en la categoría semipesada e intensifica su preparación en busca de esos triunfos que lo catapulten hacia peleas de mayor rigor cualitativo y mejor remuneración.

Sabe que por su edad el margen de error es mínimo y en cada combate pone sobre el encerado su sueño de triunfar en el exigente arte de Fistiana. Por eso no puede darse el lujo de tropezar como hizo en su última presentación ante el estadounidense Cornelius White (18-1-0, 15 KOs).

Su nuevo entrenador, el cubano Jorge Rubio, está al tanto de esa dificultad aunque está decidido a llevarlo hacia la cumbre del deporte en su versión profesional, pues en el amateurismo su discípulo fue dos veces bronce mundial (Belfast 2001 y Bangkok 2003), subcampeón panamericano en Santo Domingo 2003, monarca centrocaribeño en Cartagena 2006 y participó en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004.

“El Profesor Rubio conoce las características del boxeador cubano y nos hemos complementado muy bien. Mi entrenador quiere que alcance lo mejor y yo también deseo triunfar… Voy a triunfar, deseo triunfar y eso es lo que haré” dijo totalmente convencido el caribeño que debutó en el boxeo rentado el 22 de mayo de 2009 derrotando por decisión al jamaicano Robert Campbell.

El experimentado adiestrador señaló que siempre está dispuesto a ayudar a los púgiles cubanos que arriben a este país. “Desde que llegan a mi gimnasio trato de que logren sus sueños y pongo lo mejor de mí para que alcancen sus metas.”

Entretanto sus promotores de Bluewave Boxing consideraron que Yordanis tiene suficiente talento para reemprrender una carrera que iba en franco ascenso, pero que se ha visto detenida por las dos derrotas del peleador, en sus últimas tres escaladas a ring.

“Estamos convencidos de que Despaigne merece otra oportunidad y trabajamos para conseguirle las peleas que él desea” confirmó Eddy Marín, consejero de la empresa. Agregó que “creemos que la experiencia de un entrenador como Jorge Rubio, junto al talento del peleador cubano, más un plan adecuado para recuperar el terreno perdido, son la fórmula perfecta para que Despaigne logre retomar el lugar que tenía pocos meses atrás.”

En el diálogo se notó al atleta con mucha seguridad y contento con el trabajo que viene reaizando su entrenador. Por esa razón no tuvo reparos para asegurar que muy pronto la afición del sur de la Florida iba a contar con otro aspirante a un título mundial.

Comenta sobre este articulo