Hollywood deberá tomar lecciones sobre la dramaturgia del supuesto combate titular entre el mexicano Julio César Chávez Jr. (45-0-1, 31 KOs) y el argentino Sergio “Maravilla” Martínez (48-2-2, 27 KOs). Sin violar la estructura aristotélica estos hombres, junto a José Sulaimán, presidente del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), han recreado un verdadero thriller pletórico de controversias, intrigas, ofensas, irrespetos, en fin de todo.

La última escena acaba de ver la luz cuando el “chamaco” dijo que no se rehúsa a pelear contra el sudamericano, pero primero quiere hacer una defensa opcional del título mundial de las 160 libras, versión del CMB, ante el inglés Martin Murray (23-0-1, 10 KOs).

“Quiero hacer una defensa opcional en junio, mi rival podría ser Martin Murray en Los Ángeles, después de eso y si Martínez gana su pelea (el 17 de marzo ante Matthew Macklin), entonces pelearé con él”, confirmó el peleador sinaloense de 26 años.

Pero esta decisión contradice por completo lo dispuesto por el mandamás del CMB, quien aseguró que el vencedor del pleito entre Chávez Jr. y Marco Antonio “Veneno” Rubio tendría que exponer el cinturón absoluto ante Maravilla.

Al parecer al azteca no le agradaron las amenazas lanzadas contra él y su promotor Bob Arum por Sulaimán, que dijo la víspera que si él “quiere dejar el título mundial, que se vaya, pero al CMB se le respeta.”

“Bob Arum se mete en zapatos muy grandes si anuncia a Chávez Jr. contra otro rival, porque debe enfrentar al argentino Sergio “Maravilla” Martínez como lo ordena el Consejo Mundial”, arremetió contra el promotor.

Al hijo de papá leyenda (Julio César Chávez Sr.) esas declaraciones le revolvieron las entrañas y en consonancia dejó claro que no pretende renunciar al título mediano del CMB si finalmente decide evitar al argentino Sergio ‘Maravilla’ Martínez.

Reconoció que ese combate debe efectuarse porque es el deseo de los fanáticos. Aunque aprovechó las circunstancias para exigir al CMB igualdad en el trato de los campeones, pues él superó al número uno en la categoría y sin embargo tiene otra mandatoria.

“Les aseguro que voy a pelear contra Martínez, sólo espero también que así como me exigen a mí pelear, lo hagan con todos los campeones, que sea parejo, incluso con Canelo Álvarez, que nunca ha hecho una pelea mandatoria, ni cuando se coronó”, disparó Chavez Jr.

Con grandes dosis de sarcasmo el pugilista, que el 4 de junio se convirtió en el primer mexicano en ostentar la faja universal en el peso mediano, confesó que le devuelve la cortesía a Sulaimán “con el mismo cariño” que éste le envió el mensaje.

“Yo también le aprecio, él lo sabe, pero no me ha ayudado en mis peleas, yo le quité el título al campeón, luego lo defendí ante los primeros clasificados de la categoría, pero al final yo tengo mis metas bien definidas”, concluyó.

Confieso que en ocasiones me cuesta entender los vericuetos del boxeo rentado. Es incomprensible como algunos boxeadores disponen a su antojo de las entidades. ¿La dinastía Chávez conocerá algún secreto turbio de Sulaimán o del CMB? !Vaya usted a saber!

Comenta sobre este articulo