El triunfo de la mexicana Mariana “La Barbie” Juárez ante la rusa Anastasia Toktaulova fue tan merecido como los gritos que estremecieron durante cuatro asaltos la arena México: “Barbie, Barbie, Barbie”.

Una lesión en la mano derecha de Toktaulova (14-11-0, 2 KOs) le impidió salir a combatir en el quinto asalto, lo que abrió las puertas a Juárez para retener por decimotercera ocasión la corona de la división mosca, versión Consejo Mundial de Boxeo, aunque en siete de ellas fue por el título interino.

Porque al margen de la lamentable lesión, Juárez (33-5-3, 16 KOs) mostró potencia en sus puños, velocidad y buen desplazamiento ante Toktaulova, quien insistió en los agarres y en el característico boxeo europeo de tratar de imponer la fuerza por encima de la técnica.

En el cuarto round, una derecha recta de Toktaulova impactó en la cabeza de la monarca mexicana, lo que originó el accidente que le impidió salir en el siguiente episodio y requirió atención médica especializada.

Reportes médicos preliminares indicaron que la rusa mostraba signos de fractura en el hueso escafoides, aunque fue remitida para un centro hospitalario para efectuarle radiografías, determinar la complejidad de la lesión e inmovilizarle el dedo pulgar y la muñeca derechas.

“La Barbie” expuso el cetro en cinco ocasiones en 2011 y en todas salió por la puerta grande. Su triunfo anterior lo alcanzó por puntos ante su compatriota Diana “La Torbellino” González en Quinta Roo, México.

“Estoy lista, no tengo problemas con el peso y llego en excelente estado físico y mental para el pleito”, había asegurado Juárez, que recibió la ansiada oportunidad de combatir en la pelea estelar de la velada.

Toktaulova, de 34 años y residente en Leesburg, Florida, sufrió dos reveses en su incursión por las 112 libras antes de imponerse a la trinitaria Ria Ramnarine el 29 de julio pasado en la discusión de los cetros minimosca (108 libras) de la Asociación Internacional (WIBA) y el vacante del Consejo Mundial (CMB).

Antes había sido derrotada por la germana Susi “La reina asesina” Kentikian en 2008 y dos años después por la estadounidense Eileen Olszewski en Miami.

Comenta sobre este articulo