Los nervios de Fernando “Cochulito” Montiel (46-4-2, 36 KOs) se alteran a medida que se acerca el 3 de marzo.. Su rival, el indonesio Angky Angkota (25-6-0, 14 KOs), también sufre de cierto desajuste emocional. Y es que ambos se juegan, en la pelea que efectuarán en Mazatlán, Sinaloa, más que el título plata supergallo del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

En apariencia esa distinción es la manzana de la discordia. Pero ambos son conscientes de que se encuentran al borde del precipicio y necesitados de superar las situaciones adversas en sus respectivas carreras con el propósito de buscar contrincantes de talla mundial que les aporten mayor rango e impacto monetario.

La contienda se realizará en la Cancha Germán Evers. A ella llegan medio taciturnos porque cayeron en su último combate.

Cochulito cedió por decisión ante su compatriota Víctor Terrazas (32-2-1, 18 KOs) el 19 de noviembre de 2011. Y siete días después perdió Angkota por la misma vía ante Jorge “Travieso” Arce (60-6-2, 46 KOs).

El tropiezo del hijo del mítico Manuel Cochul Montiel, unido al nocaut que le propinó el filipino Nonito Donaire (28-1-0, 18 Kos), provocó que éste valorara el retiro. Pero desestimó esa posibilidad después de escuchar a su progenitor y dialogar con su familia.

“Si mi ciclo terminó, me voy del boxeo, pues nada es eterno. Pero si las derrotas que sufrí fueron solo dos malas noches, pues a enmendar el camino”, dijo hace varios días.

Según sus pasadas declaraciones una derrota significaría el adiós definitivo, pero de ganar lanzaría un poderoso mensaje a los monarcas mundiales de la división supergallo: el japonés Toshiaki Nishioka (CMB), el cubano Guillermo Rigondeaux (Asociación Mundial de Boxeo) y a Donaire (Organización Mundial de Boxeo).

De hecho su padre, otrora campeón mundial mosca, súpermosca y gallo, había declarado que el deseo de su hijo es conquistar otro campeonato, pero antes se va a probar en una o dos contiendas de preparación.”

Y es que Cochulito quiere sumar otra corona a su extenso palmarés que incluye cinturones mundiales mosca, súpermosca y gallo de la OMB, y la faja de peso gallo del CMB; méritos que le valieron ser colocado por Ring Magazine entre los 10 mejores boxeadores libra por libra.

El indonesio, por su parte, pretende ganarse una tercera oportunidad en una pelea titular, pues en la referida contienda del 26 de noviembre y en la del 30 de enero de 2010, no ha podido contrarrestar las travesuras de Arce.

Sin duda una victoria sobre el azteca, número diez en el ranking mundial, pudiera constituir el trampolín para acceder a los tres “pesos pesados” de la categoría: Donaire (no 1.), Nishioka (no 2.) y Rigondeaux (no 3.).

Solo queda esperar para ver qué sucede sobre el encerado entre estas dos prominentes y experimentadas figuras del pugilismo mundial.

Comenta sobre este articulo