Algo que lamentablemente ocurre con frecuencia en el mundo del boxeo es que un púgil es considerado tan bueno como en su última pelea y ante un mal resultado, al fanático se le olvidan los logros conseguidos previamente y poco le interesa lo que pudo haber sucedido días antes de la pelea.

Esto le ha sucedido con Marcos “El Chino” Maidana, a quien ya lo ponen como un boxeador en decadencia a pesar de que solo cuenta con 28 años de edad y que desde 2009 ha venido obtenido buenos resultados contra rivales de primera línea.

El pasado sábado 25 de febrero en St. Louis Missouri en un combate pactado a diez rounds en peso welter, Marcos Maidana fue derrotado por Devon “The Greath” Alexander de forma avasallante.

Desde el primer campanazo Devon Alexander se preocupó por brindarle una lección de boxeo al argentino y por momentos estuvo a punto de mandarlo a la lona.

Maidana no exhibió el fondo físico que acostumbra y por el estilo esgrimista de Alexander lució torpe y fuera de distancia; es por eso que los aficionados lo exponen como alguien al que no le queda nada en el tanque de oxígeno y lo dan por muerto.

Pudieron ocurrir infinidad de cosas previo a la lucha que hicieron que Maidana no llevara nada a la mesa, pero por su performance podemos deducir que los peleadores técnicos se le indigestan demasiado y esa fue la principal razón de su derrota. Se le complicó Amir Khan, se le complicó DeMarcus Corley, con Erik Morales y ahora con Alexander.

Desde mi punto de vista “El Chino” puede mantenerse como estelarista en las grandes carteleras siempre y cuando evite rivales rápidos y que sepan trabajar en riposta. Necesita enfrentarse a fajadores del estilo de Mike Alvarado, Danny García, Humberto Soto o incluso de su paisano Lucas Mathysse, quien es virtualmente superior.

Solo de esa forma tendrá altas posibilidades de victoria porque es un peleador unidimensional que depende excesivamente de su pegada para lograr triunfos.

Otro de los asuntos en los que debe de tener más atención es en la elección de su equipo de trabajo, pues está dicho que Miguel Díaz no le sirve de nada en su esquina, él es un gran Cutman pero como entrenador se ha quedado estancado.

Un gran estratega como Rudy Pérez sacó lo mejor de Marcos Maidana en aquella difícil lucha contra Erik Morales, es hora de que le de continuidad a lo que sí le funciona y se deshaga de lo que le hace daño.

Comenta sobre este articulo