Hasta el día de hoy solo los fanáticos hardcore del boxeo tienen conocimiento de quién es Adrien Broner, pero este personaje muy al estilo de cualquier figura pública que contrata un asesor de imagen, logró el pasado sábado un fuerte empuje en su personalidad simulando ser el Apollo Creed de la actualidad.

Broner defendió exitosamente la diadema súper pluma de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) noqueando en cinco rounds al colombiano Eloy Pérez, el contendiente mandatorio.

Un día antes, durante la ceremonia del pesaje, Broner atacó de forma física y verbal con Pérez, el cual no pasó a mayores gracias a la intervención de Oscar De la Hoya, el promotor de la función.

Cantando música de rap, con una vestimenta llamativa en colores verde, blanco y rojo y con la leyenda de “Mr. HBO” detrás de su bata subió al ring la noche de la pelea el ahora fanfarrón peleador.

Durante la pelea tuvo ciertos episodios en donde se mofó de su rival, bailó y se metió con el público tal como peleadores como Roy Jones Jr., Naseem Hamed y Jorge “Maromero” Páez lo hicieron en el pasado.

Al final de la pelea Broner abrió su boca para decir una cantidad de basura y aseguró en los pesos súper pluma nadie lo puede siquiera tocar. Incluso pidió la aprobación de Roy Jones Jr., quien estaba en la mesa de comentaristas de HBO.

Es difícil destacar en el boxeo, pero es aún más difícil convertirse en una estrella redituable para las grandes promociones y para las cadenas de televisión que controlan el mercado. Es por eso que Broner está construyéndose una imagen para tomar algo de empuje en carrera.

Cuando Shane Mosley figuraba como el “Rey Libra por Libra” del boxeo era un total desconocido en los Estados Unidos, su propio mercado. Y esto se debía a que poseía una personalidad gris y su pasividad a la hora de intervenir en el micrófono.

En cualquier ámbito se nace con ángel o se construye una imagen por medio de expertos en la materia, pero a Mosley poco le ayudó.

El hecho de que Broner quiera convertirse en un villano al estilo de Floyd Mayweather o Naseen Hamed no le augura una buena conexión con el público, porque a pesar de sus payasadas arriba del ring no demostró grandes capacidades. Contrario a ellas absorbió golpes que estando concentrado durante la pelea fácilmente podría haber evitado.

En el boxeo poco sirven los alardes y los delirios de grandeza si no te respaldan capacidades reales en un combate profesional, es por eso que creo que tarde que temprano Adrien Broner se encontrará con una piedra en el zapato y entonces sí se le caerá todo el teatrito que quiere venir a montar.

Comenta sobre este articulo