Desde que el dominicano Joan Guzmán debutó como profesional con triunfo por KO en el segundo round frente a Juan Miguel Rivera el 23 de septiembre de 1997, en Phoenix, Arizona, los especialistas de boxeo señalaron que se trataba de un peleador con un futuro promisorio.

Antes Guzmán, de 35 años y apodado el “Pequeño Tyson”, ganó 310 combates con diez derrotas, en las filas amateurs, en las que conquistó la medalla de oro en los Juegos Panamericanos, en Mar del Plata, Argentina, en 1995 y en los Juegos Centroamericanos y del Caribe en Ponce, Puerto Rico, dos años antes.

Guzmán, quien se mantiene invicto con 31 triunfos, 18 por la vía rápida y un empate, enfrentará al puertorriqueño Jesús Pabón (17-2, 0, 11 KOs) el 2 de marzo en combate pactado en las 140 libras en Hollywood, Florida.

¿Dará Guzmán un buen pleito frente a Pabón? Existen pocas dudas sobre su combatividad dentro del ring. ¿Ganará? Probablemente, porque es amplio favorito.

La gran duda es si Guzmán podrá cumplir con los requerimientos de la báscula. El peso ha sido un “enemigo velado” en varias peleas del quisqueyano a lo largo de estos años como peleador rentado.

Le ocurrió previo al combate frente al campeón Jorge Rodrigo Barrios por el título superpluma (130 libras) de la OMB. Ganó por decisión dividida, pero más tarde lo despojaron de la faja por sobrepasar el peso máximo permitido.

También frente a Nate Campbell cuando llegó con 3,5 libras por encima del límite en pleito por la discusión de los títulos de los pesos ligeros AMB, IBF y OMB el 13 de septiembre de 2008. Sus esfuerzos por disminuir el sobrepeso obligaron a trasladarlo de urgencia a un hospital con deshidratación, además de tos con sangre.

Tres meses después logró conciliar con la báscula y se llevó el título ligero de la AMB frente a Ameth Díaz por fallo unánime.

Pasado casi un año, Guzmán discutió con el surafricano Ali Funeka la faja ligera de la IBF, que concluyó con empate mayoritario, después que dos jueces dieron igualdad y el otro voto favorable a Funeka.

Cinco meses más tarde, el “Pequeño Alí” y Funeka se vieron las caras nuevamente y Guzmán llegó con 144 libras, ¡nueve! por encima del tope permisible. El pleito lo ganó el dominicano por decisión dividida, pero el título quedó vacante por el incumplimiento en el pesaje.

Aunque posteriormente ascendió a los superligeros (140 libra) en busca de mayor tranquilidad, Guzmán marcó 144,5 libras frente a Jason Davis el 11 de diciembre de 2010 en el Mandalay Bay Resort y Casino de las Vegas.

Guzmán ganó por nocaut técnico en el segundo round, pero dio positivo a furosemida y fue suspendido ocho meses por la Comisión Atlética de Nevada, pues ese diurético está prohibido en aquel estado norteamericano. El resultado se cambio a “No contest”.

Pabón fue campeón latino de la OMB en 140 y 147 libras, pero recientemente perdió en su último ascenso al cuadrilátero ante Javier Castro.

Guzmán, por su parte, estuvo inactivo durante un año, hasta que el pasado noviembre derrotó en el primer asalto a Florencio Castellano.

¿Cumplirá el quisqueyano con el peso ante Pabón? Difícil asegurarlo ya que sus promotores aseguran que subirá hasta los welter (147 libras) para buscar rivales como Devon Alexander y el inglés Amir Khan y después el filipino Pacquio y el estadounidense Mayweather Jr.

Para un púgil de su irresponsable trayectoria, no hay dudas que soñar no cuesta nada

Comenta sobre este articulo