Ver mujeres enredadas a golpes sobre el ring desagrada a muchos. Pero guste o no, ellas tienen todo el derecho de escoger a que deporte dedicarse y el boxeo no es la excepción, máxime si las damas son menos propensas a las lesiones que los hombres, cuestión que echa por tierra cualquier tabú y deja mal parado al supuesto sexo fuerte.

Tradicionalmente se creía que las damas, por su constitución, son más vulnerables a situaciones físicas traumáticas tras recibir golpes. Pero, según especialistas en el tema, no existen grandes diferencias entre el hombre y la mujer, quizás la más notable es que el varón puede resultar lesionado primero por tener los órganos sexuales menos protegidos.

El Jefe de los Servicios Médicos de la Comisión de Boxeo de Mérida, Fernando Bautista Buenfil, comentó al Diario de Yucatán que a diferencia del hombre, los órganos sexuales de las chicas están mejor protegidos porque se encuentran en la cavidad pélvica.

El especialista añadió que en el área pectoral la aparición de tumores malignos nada tiene que ver con traumatismos. “Una mujer que padece cáncer de seno no se le presenta por golpes recibidos”.

Indicó además que debido a la guardia utilizada por las boxeadoras, son pocos los impactos que reciben en los senos. De cualquier forma -explicó-, en caso de llegar golpes a esa zona las mujeres llevan protección pectoral y otro protector que afianza la glándula mamaria.

“El hígado de una fémina es similar al de un hombre, con las mismas estructuras anatómicas, por lo que un golpe en ese órgano tiene el mismo efecto”, dijo. Agregó que el resto de las medidas son las mismas para hombres y mujeres.

“El protector bucal –continuó- preserva los dientes y la boca, evita lesiones en los ojos -algo muy común en los púgiles, hombres o mujeres- ya que con el paso del tiempo y por la cantidad de golpes recibidos aparecen cataratas que, si no son tratadas como es debido pueden desarrollar una ceguera a largo plazo. Por esa razón el protector bucal debe ser personal y más que por higiene debe hacerse sobre pedido a un odontólogo”.

El galeno señaló que las lastimaduras más comunes presentadas por las damas coinciden con las de los hombres: lesiones en el carpio (muñeca) y los nudillos.

Esclareció que la menstruación no resulta impedimento para que la mujer continúe haciendo ejercicio a menos que padezca de dismenorrea (ciclo menstrual con mucho dolor). “La menstruación sólo podría perjudicar a la hora del pesaje, ya que la mujer estando en ese estado tiende a retener líquido, pero con una dieta balanceada tampoco debería tener muchos problemas”.

Por último, Bautista Buenfil aseguró que las mujeres boxeadoras pueden gestar de manera normal. Al menos hasta la fecha no se ha demostrado lo contrario. “Eso sí, la maternidad aumenta la capacidad deportiva de cualquier mujer y en cualquier deporte donde se quiera desempeñar”.

“Una pugilista de alto rendimiento sí puede tener consecuencias adversas, pero esto puede suceder a cualquiera sin importar el deporte que practique, ya que el alto rendimiento significa llevar el cuerpo a lo máximo que da y no se sabe cuándo se comienzan a caer en terrenos que dañen el cuerpo”, concluyó.

Comenta sobre este articulo