El campeón mexicano Moisés Fuentes estaba muy ilusionado con la primera defensa de su título de las 105 libras, versión Organización Mundial de Boxeo, que expondría ante el filipino Michael “Wildcard” Landero el 3 de marzo en Tijuana, Baja California.

Pero una inesperada lesión durante los entrenamientos obliga a Fuentes a posponer la fecha de su ascenso al ring, lo que abrió las puertas para que Landero, de 25 años y con récord de 15 triunfos, cinco por nocaut, también igual cifra de reveses y cuatro empates, se enfrente en la fecha a Raúl “Rayito” García.

“Me siento muy frustrado por el accidente que sufrí mientras estaba en una sesión de guanteo”, dijo el atribulado Fuentes. “Lancé un recto de derecha y le pegué en la cabeza a mi sparring. De inmediato sentí dolor y mucha molestia en la mano”.

Fuentes (14-1-0, 6 KOs) ganó la corona de la división mínima por decisión dividida precisamente frente a su coterráneo “Rayito” García, el 27 de agosto del pasado año en Guadalajara.

“No pensé que fuera tan serio, pero se me inflaron mucho mis nudillos cuando los médicos observaron la lesión determinaron que no podía pelear”, añadió Fuentes de 26 años.

El único revés de Fuentes se lo propinó su coterráneo Juan “Churritos” Hérnández el 5 de febrero de 2011 en el Distrito Federal. Pero el título NABF en discusión quedó vacante, pues Hernández sobrepasó el peso máximo establecido de 105 libras.

Después del combate ante Landero, en el horizonte de Fuentes aparecía programado el pleito ante el puertorriqueño Iván “Iron Boy” Calderón el 28 de abril en Mayagüez, Puerto Rico. Ahora si la lesión lo permite, podría directo ante el experimentado boricua que exhibe foja de 35 victorias, dos reveses y un empate.

Landero viene de caer ante el surafricano Hekkie Burdler en la disputa del cetro de Sudáfrica correspondiente a la Organización Internacional de Boxeo (OIB).

Comenta sobre este articulo