En polémica de tres, un cuarto desentona. Todo cambia, al menos en el boxeo, si quien se inmiscuye es Julio César Chávez Sr, considerado el mejor púgil mexicano de la historia. Y es que la “Leyenda”, como le llaman, no aguantó más las ofensas proferidas por el argentino Sergio “Maravilla” Martínez (48-2-2, 27 KOs) a su hijo mayor Julio César Chávez Jr. (45-0-1, 31 KOs) y la emprendió contra él en su cuenta de twitter.

“Mira como boxeador se respeta pero deja de hablar tanta mierda y te garantizo que en septiembre se hace la pelea en Las Vegas”, fue la primera “perla” lanzada al sudamericano, que ha utilizado los medios para decir que el Junior le teme y es un mediocre.

Martínez y Chávez Jr. han protagonizado una fuerte polémica, en la cual también se ha visto envuelto José Sulaimán, presidente del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), por causa del pospuesto combate que deben efectuar por el título absoluto de las 160 libras.

El gaucho de 37 años ha insistido en concretar el encuentro para recuperar el cinturón que perdió en los despachos del CMB. El sinaloense se convirtió en su sucesor al vencer por decisión al alemán Sebastian Zbik (30-1-0, 10 KOs), el 4 de junio pasado en el Staples Center de Los Ángeles.

“Dile a tu promotor que se siente hablar con Fernando Beltrán para que se pongan de acuerdo. Es un hecho”, prosiguió Chávez Sr. en la red social, palabras que no deben sentarle del todo mal a Maravilla y al mandamás del CMB, porque abre la esperanza de que sí habrá pleito.

Y es que Sulaimán había dispuesto que el vencedor del pleito entre Chávez Jr. y Marco Antonio “Veneno” Rubio tendría que exponer el cinturón absoluto ante Maravilla. Sin embargo el Junior irrespetó ese mandato.

“Quiero hacer una defensa opcional en junio, mi rival podría ser Martin Murray en Los Ángeles, después de eso y si Martínez gana su pelea (el 17 de marzo ante Matthew Macklin), entonces pelearé con él”, había dicho la semana anterior el peleador sinaloense de 26 años.

Aquella declaración insultó al directivo, que no tuvo pelos en la lengua y declaró que si Chávez “quiere dejar el título mundial, que se vaya, pero al CMB se le respeta”. Y después arremetió contra el promotor de su compatriota: “Bob Arum se mete en zapatos muy grandes si anuncia a Chávez Jr. contra otro rival, porque debe enfrentar al argentino Sergio “Maravilla” Martínez como lo ordena el Consejo Mundial”.

A todas luces ya parece estar decidido que la próxima presentación del azteca no será contra el argentino.

Maravilla sostuvo que factores ajenos al ring inciden en la negativa. “Se le da más prioridad a la venta de boletos que la calidad de una pelea. Los señores que están debajo del ring no ven un buen negocio en un Chávez-Martínez”.

El sudamericano puede tener razón, al juzgar otro de los twitts del legendario Chávez: “todo mundo lo sabe que tus peleas nadie las ve y Margarito te partió tu madr.. ‘Perro que ladra no muerde’ mendingando peleas”.

Más allá de los dimes y diretes, el lenguaje soez y la blandenguería de cierto directivo, la zaga de Maravilla vs Chavéz Jr. pudiera resolverse en los encordados, al menos el progenitor de la figura puso en juego su palabra: “Julio ya tiene fecha en junio pero después de esa pelea yo te garantizo que la siguiente pelea es contigo, palabra de campeón”.

Y después, para dejarle un regalito de despedida a Martínez, escribió “apuesto toda mi trayectoria, mi sudor y mis triunfos a que mi hijo le va ganar al apestoso de Maravilla…”

Comenta sobre este articulo