El mexicano Tomás “El Gusano” Rojas (37-13-1, 25 KOs) puede continuar su carrera en el pugilismo pues el Consejo Mundial de Boxeo (CMB) determinó, tras una larga audiencia con el peleador, que no existe la posibilidad de comprobar las acusaciones que lo incriminaban por vender un combate ante su coterráneo Jorge “Travieso” Arce en la disputa del título latino.

¿Qué no existen pruebas? Pero si el mismo Rojas confesó en diciembre de 2011 que recibió 10.000 dólares por dejarse caer en el sexto asalto ante Travieso el 16 de septiembre de 2007 en el Hard Rock Hotel and Casino de Las Vegas, Nevada.

¿Existen dudas sobre la culpabilidad cuando alguien sin ser forzado declara que ha cometido un vil y pecaminoso acto y ofrece datos convincentes relacionados con la infamia?

“Me dieron 100.000 pesos (mexicanos) y acepté”, dijo Rojas con absoluto cinismo. “El día del pesaje se me acercó el promotor y me dijo que me tenía que caer en el sexto que habían cambiado los planes de que lo noqueara antes sin problemas”.

Sin el más mínimo pudor continuó el vergonzoso relato: “La verdad, yo le pude haber ganado fácilmente al Travieso. No sabe boxear, todo lo que me metía, lo conectaba, pero el trato ya estaba hecho. El primer trato era que si yo lo podía noquear en los primeros seis rounds no había bronca, pero ya pasados los seis asaltos tenía que dejarme caer y perder”.

Prueba irrefutable de la desvergüenza del “Gusano” es el video del combate (al que se puede acceder en Youtube en Internet). Ganaba con facilidad. Y sus golpes, con ambas manos no le permitían al Travieso entrar en su guardia. Los comentaristas señalaban que llevaba cómoda ventaja.

Entonces llegó un gancho de izquierda de Arce y Rojas puso su rodilla izquierda en la lona. Y dejó que el árbitro casi hiciera la cuenta completa. Algún atisbo de respeto por el público lo hizo levantarse. Corrió hacia la esquina con velocidad increible y sin muestras de haber recibido un golpe efectivo.

El tercer hombre del ring fue hasta allí. Le frotó ambos guantes pensando que el pleito continuaría por más tiempo. Sin dudas lo vio en buenas condiciones. Pero un par de impactos de Arce (que el Gusano recibió sin siquiera levantar sus guantes) obligaron a concluir el combate ante el asombro del público y de los locutores del programa que comentaron: “Todo el mundo está sorprendido, era el peor momento de Travieso en la pelea”.

El Consejo Mundial de Boxeo ahora le aconsejó mucha mesura en sus declaraciones posteriores a Rojas y en su accionar como boxeador profesional para evitar que se presente ocasiones similares que puedan mancharlo tanto a él como al boxeo.

Aumenta mi suspicacia. ¿Hizo la confesión o no? Pero el CMB le aconseja “mesura” en sus palabras, lo cual significa que da por sentado que el boxeador reconoció públicamente el hecho, pero es inaceptable por falta de pruebas.

¿Aclarado? el incidente, Rojas, quien fue dos veces campeón supermosca, enfrentará al también ex monarca Julio “Sombra” Zárate (28-5-2, 17 KOs) el sábado 3 de marzo en el auditorio de Tijuana, Baja California.

En verdad resulta difícil entender todo este entuerto. Rojas confiesa, pero el CMB no lo acepta y le pide más moderación en sus declaraciones futuras a los medios por “el bien del boxeo”.

Estoy muy confundido. ¿Y Uds.?

Comenta sobre este articulo