Las matemáticas son exactas y reveladoras. Y ya son diez los hombres que sucesivamente han amenazado con acabar el férreo monopolio del ucraniano Wladimir “Dr. Martillo de Acero” Klitschko (56-3-0, 49 KOs) en los pesos pesados y no lo han logrado. Pero los milagros existen y ahora surge un nuevo contendiente de procedencia francesa y nombre Jean-Marc Mormeck (36-4-0, 22 KOs) que aseguró que le partirá la cara al campeón.

“Klitschko tiene algo que quiero y para tenerlo necesito romperle la cara”, dijo a los medios el púgil de 39 años y que nació en la caribeña isla de Guadalupe, departamento ultramarino que está bajo jurisdicción francesa.

Este 3 de marzo), en el Espirit Arena de la alemana Düsseldorf, se podrá constatar si las palabras del excampeón mundial en la división crucero pertenecen al capítulo de las habladurías o responden a la estricta realidad.

Sin duda este será el mayor reto del peleador antillano, que el 2 de diciembre de 2010 ganó el vacante título mundial de peso pesado de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) ante el uzbeco Timur Ibragimov (30-4-1, 16 KOs).

Esa corona estaba desierta porque al ostentar Wladimir los cinturones de la AMB, de la Oraganización Mundial de Boxeo (OMB), la Federación Internacional de Boxeo (FIB) y la Organización Internacional de Boxeo (OIB), fue promovido a la categoría de supercampeón.

Si las amenazas se antojan descabelladas, lo son más al saber que Mormeck no tiene acción sobre el encordado desde hace más de un año y su oponente le supera ampliamente en estatura 6″.6’ (1,98 metros) por 5″11’ (1,81), alcance y por supuesto, jerarquía.

Mormeck para cumplir su objetivo deberá contrarrestar a un adversario muy inteligente, que posee largos brazos, cierta habilidad para moverse, pegada y sabe combinar con ambas manos.

De cualquier manera el guadalupeño tiene mucho que ganar y muy poco que perder. De triunfar tendría en su poder un botín espectacular pues, para la pelea, el menor de los hermanos Klistchko arriesga sus cuatro cinturones.

Yo apuesto por Klistchko. ¿Y usted?

Comenta sobre este articulo