Uno de los diez mandamientos bíblicos sugiere poner la otra mejilla tras una agresión, pero al argentino Sergio Maravilla Martínez (48-2-2, 27 KOs) no pareció agradarle esa idea y respondió con diplomacia al veneno lanzado por Julio César Chávez Sr., quien salió en defensa de su homónimo primogénito, involucrándose así en el conflicto entre ambos peleadores por el cinturón universal mediano, versión del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

“Es vergonzoso que haga este tipo de comentario. Claro, como no tiene ningún argumento deportivo utiliza el insulto, no sé si lo hace para distraer o con otro objetivo, respondió con tranquilidad a la “Leyenda” Chávez, que había ofrecido un recital de vulgaridades tales como: “deja de hablar tanta mierda”; “Margarito te partió tu madr…” y “al apestoso de Maravilla”, entre otras.

El sudamericano de 37 años prefirió controlar el enojo y solo exteriorizarlo sobre el ring, por eso dijo que Chávez padre sigue siendo su ídolo en lo deportivo. Y esos comentarios descalificadores solo contribuyen a hundir más la imagen del Junior (45-0-1, 31 KOs).

“Soy el campeón y van a intentar evitarme como sea; cualquier excusa les va a venir bien por ridícula que fuera”, dijo en alusión al comentario de que no atrae público a la arena de justa.

Maravilla no quiso desaprovechar la ocasión para “hincar” con sutileza la anatomía del empresario Fernando Beltrán, que había asegurado que apostaría todo el dinero de la bolsa a que Chávez Jr. le apaleaba. “Con el dinero de otra persona es muy fácil apostar. Se está jugando el dinero de Chávez Jr”, ironizó.

Y de una postura defensiva pasó a la ofensiva, “ya que tantas condiciones quieren poner…mi condición es que hagamos los controles antidopajes que se hacen en las Olimpiadas. Análisis de sangre, no de orina. Un mes antes, una semana antes y el día del combate. Así firmo el 70-30 cuando haga falta”.

“Lo de Chávez con los controles es muy sospechoso. Una vez dio positivo por diuréticos. Y en la pelea con Rubio tuvo un pesaje demasiado extraño. Subió demasiado de peso y a la hora del control se fue por la ventana”, especuló.

“Creo que fue una falta gravísima y no recibió sanción por eso”, disparó no solo en dirección a los Chávez sino también del CMB y su presidente, el mexicano José Sulaimán.

Con un alto grado de incredulidad expresó que iba a dudar hasta que no tuviera en sus manos el contrato para firmarlo. No obstante, cree que el ultimátum de Sulaimán a Chavez Jr para que lo enfrente “es un gran punto a favor del Consejo”.

Sobre la fecha tentativa de su encuentro señaló: “septiembre me parece bien”. Pero aclaró que “Chávez Jr. no puede exponer el título antes. Voy a recurrir a la parte legal, pero no voy a permitir que Chávez haga otra defensa del título”.

Comenta sobre este articulo