klitschko slide

El francés Jean-Marc Mormeck habló hasta la saciedad, pero sus palabras no lo salvaron del nocaut que le propinó el ucraniano Vladimir Klitschko en la Esprit Arena de Dusseldorf, Alemania.

Respaldado por 50.000 espectadores, El “Doctor Martillo de Acero” puso a dormir a Mormeck en el cuarto round, lo que junto al nocaut 50 de su carrera le permitió retener las coronas pesadas de la AMB, OMB y FIB.

El francés, de 39 años y ex campeón mundial de los cruceros, ofreció un combate completamente deslucido, con incesantes agarres, que obligó al árbitro puertorriqueño Luis Pabón a llamarle la atención en repetidas ocasiones.

Klitschko, de 35 años y 111 kilos, dominó desde el campanazo inicial y ya en segundo asalto envió a la lona a Mormeck. Dos asaltos más tarde, el ucraniano combinó con ambas manos y el francés cayó de bruces en la lona sin poder levantarse.

“Buscaré el nocaut 50 ante Mormeck”, había pronosticado el menor de los Klitschko. “Estoy listo para este reto y todavía tengo hambre de victorias”.

El múltiple campeón ucraniano, que disputó el vigésimo primer pleito por títulos mundiales, elevó su palmarés a 57 victorias, con 50 KOs y cuatro derrotas.

“Klitschko tiene algo que quiero y para tenerlo necesito romperle la cara”, había expresado Mormeck, quien consiguió el título mundial vacante de la AMB ante el uzbeco Timur Ibragimov.

Desde el 10 de abril de 2004, el gigante ucraniano de 1,98 metros no conoce el agrío sabor de la derrota. Fue Lamon Brewster, quien le infligió el tercer revés por nocaut en el quinto asalto, en pleito escenificado en Las Vegas, donde estuvo en disputa la faja vacante de la OMB.

Pero Klitschko tomó desquite tres años después con triunfo también por nocaut en el sexto round en Colonia, Alemania, en la discusión de los títulos de la Federación Internacional (FIB) y de la Organización Internacional (OIB).