juanma slide

Hacer el peso casi siempre es un adversario para los especialistas en deportes de combates…y también para personas ajenas a esa actividad. Marcar en la báscula el dígito deseado a veces se convierte en imposible. Así le sucedió al puertorriqueño Juan Manuel “Juanma” López (31-1-0, 28 KOs) que se sonrojó al observar 133,3 libras, cuando debieron ser 132,6, en el pre pesaje oficial que ordena la Comisión de Boxeo de Puerto Rico a todos sus boxeadores la semana antes de pelear.

A pesar del inconveniente, el boricua mostró confianza en que podrá estar en las 126 libras, división pluma, para el venidero 9 de marzo, fecha del pesaje oficial para su revancha contra el mexicano Orlando Salido (37-11-2, 25 KOs).

El 10 de marzo es la fecha del combate que se efectuará en el coliseo Roberto Clemente de San Juan, Puerto Rico. Allí, frente a su gente Juanma tratará de lavar la afrenta de Salido, que el 16 de abril de 2011 no solo le venció por nocaut, sino que le quitó el invicto y el título mundial pluma de la Organización Mundial de Boxeo (OMB).

“Tenemos un plan para bajar de peso estratégicamente”, respondió el púgil de 28 años a los medios presentes en el ritual del prepesaje y que se alarmaron por las posibles consecuencias de perder peso bruscamente.

Es natural la preocupación de la prensa de la Isla del Encanto, que conoce la calidad y experiencia del azteca sobre los encordados, cualidades que le convierten en un contirncante intimidante y mucho más, si se llega disminuido físicamente.

Juanma sobre Salido había comentado en una entrevista reciente que no le tiene simpatía. “Me ganó y tengo que lidiar con eso y demostrarle al público que fue una mala noche de mi parte. No tenía la mente donde debería estar, no estaba concentrado y Salido, se aprovechó de eso para ganar.”

Entonces explicó, con la frialdad mental que brinda el tiempo, que en la anterior pelea trabajó bien en los primeros tres o cuatro asaltos, pero luego se salió de ritmo. Se desesperó completamente cuando lo derribó y no apeló a su experiencia para agarrar y empujar.

Ahora el peleador natural de Río Piedras trató de bajarle el perfil a la situación del peso y aseguró con extrema tranquilidad que se siente muy bien, “sin problemas, espero estar en peso un día antes de la ceremonia oficial.”

Esta revancha era muy esperada por López, que dijo estar listo para competir. “Quiero demostrar a mucha gente, tanto de la compañía como al público y la OMB, que tuve una mala noche y seré campeón mundial nuevamente por un largo tiempo.”