Parecía una bravuconería cuando el mexicano Fernando “Kochulito” Montiel pronosticó que el indonesio Angky Angkota no le llegaría al décimo round en el combate por el título plata supergallo del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), previsto el 3 de marzo en Mazatlán, Sinaloa.

Pero Kochulito cumplió el vaticinio con un convincente nocaut cuando habían transcurrido 2:32 minutos del noveno asalto, en un pleito que prácticamente decidía su futuro en el pugilismo.

“Se dio la oportunidad de noquear y lo hice”, dijo Montiel con mucha alegría tras concluir el combate. “Estuve concentrado, todo se dio, mi equipo y yo estuvimos en el mismo canal y se ganó”.

Montiel (47-4-2, 37 KOs) aprovechó su buena condición física y la potencia de los golpes ante Angkota (25-7-0, 14 KOs), quien desde el principio aceptó el reto y se enfrascó en violentos intercambios con su rival.

Los constantes ganchos al cuerpo minaron poco a poco la resistencia del asiático, que cayó por la cuenta definitiva precisamente con un “upper” de izquierda en el noveno asalto.

“Angkota es un peleador fuerte, fajador, pero estuve concentrado haciendo mi pelea”, añadió Montiel, quien llegó a conquistar tres títulos mundiales, pero sufrió dos reveses en 2011.

En febrero del pasado año, “Cochulito” fue fulminado en el segundo asalto por el filipino Nonito Donaire en la discusión de los títulos supergallo del Consejo Mundial (CMB) y la Organización Mundial (OMB).

Después se repuso al noquear al venezolano Nehomar Cermeno y al nicaragüense Alvaro Pérez en junio y agosto, respectivamente.

Sin embargo, Montiel volvió a morder el polvo de la derrota ante su coterráneo Víctor “El Vikingo” Terrazas, que le ganó decisión unánime y el título vacante plata del CMB en Las Vegas el 19 de noviembre.

“No tengo prisa y tengo varios nombres inmediatos, pero si Nonito me da la revancha, no dejaré ir la oportunidad de buscar es victoria”, aseguró Montiel, de 33 años y profesional desde 1996.

Comenta sobre este articulo