Julio César Chávez Sr. es un hombre de palabra. Dijo que en septiembre su hijo homónimo contendería contra el argentino Sergio “Maravilla” Martínez (48-2-2, 27 KOs) y parece que así será. Al menos “La Leyenda”, como le dicen a prestigioso ex-peleador, dejó entrever que ambas partes se habían puesto de acuerdo para efectuar la controversial trifulca el 15 de septiembre en Las Vegas, Nevada.

La noticia trascendió en una charla telefónica que sostuvo el mexicano con una emisora radial española. Ante una de las interrogantes hechas por su interlocutor respondió “a ese se lo dejo a mi hijo. Es muy hablador, dijo muchas mierdas y ha faltado el respeto. Pero ya le vamos a dar la oportunidad el 15 de septiembre en Las Vegas.”

Sin dudas este es uno de los pleitos más esperados de 2012. Y si al sudamericano se le acusó de insípido para las televisoras, esta vez no será así. Tanto él como los Chávez se han encargado de sazonar a tal punto el ambiente, que es muy probable que sobre el ring la disputa desborde el mero hecho deportivo.

Pese a la buena nueva, el expúgil dijo algo muy sospechoso “Julio (su hijo) defenderá su campeonato el 16 de junio, en Texas. Después de eso, no vamos a pelear con nadie más que no sea Martínez, porque de maravilla no tiene nada. Es un boxeador apestoso.”

Estas palabras están en sintonía con lo expresado por su primogénito: “quiero hacer una defensa opcional en junio, mi rival podría ser Martin Murray en Los Ángeles, después de eso y si Martínez gana su pelea (el 17 de marzo ante Matthew Macklin), entonces pelearé con él”, había dicho la semana anterior el peleador sinaloense de 26 años.

Pero habrá que esperar la riposta del gaucho porque hace apenas par de días había declarado que no le desagradaba la fecha (septiembre), pero enfatizó que “Chávez Jr. (45-0-1, 31 KOs) no puede exponer el título antes. Voy a recurrir a la parte legal, pero no voy a permitir que haga otra defensa del título.”

Si finalmente hubo acuerdo, como aseguró Chávez Sr., no hay problemas. De no ser así, el fierro ardiente caerá en manos de José Sulaimán, presidente del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), quien le había ordenado al Junior enfrentar a Martínez después de exponer el título mediano frente a Marco Antonio Rubio.

Maravilla Martínez era el legítimo monarca de las 160 libras. Perdió la condición en las oficinas del CMB por causa de polémicos tecnicismos. El sinaloense le sucedió en el trono al vencer por decisión al alemán Sebastian Zbik (30-1-0, 10 KOs), el 4 de junio pasado en el Staples Center de Los Ángeles.

Al notar que iba perdiendo las riendas, el mandamás del CMB emplazó a joven de 26 años y a su promotor. Aseguró entonces que si “quiere dejar el título mundial, que se vaya, pero al CMB se le respeta”. Y luego dijo “Bob Arum se mete en zapatos muy grandes si anuncia a Chávez Jr. contra otro rival, porque debe enfrentar al argentino Sergio “Maravilla” Martínez como lo ordena el Consejo Mundial.”

A juzgar por los acontecimientos a Sulaimán le han dado la espalda en esta historia, que ojalá tenga el capítulo final el 15 de septiembre, tal y como aseguró La Leyenda Chávez.

Comenta sobre este articulo