El púgil amateur salvadoreño Mario Bernal, de la división de 75 kilogramos, regresó a su país en confusas circunstancias de Cuba, donde permaneció un mes preparándose con vistas a un torneo clasificatorio olímpico, del 4 al 13 de abril en Río de Janeiro, Brasil.

La presencia de Bernal en El Salvador causó una gran confusión entre las autoridades deportivas y la prensa de la nación centroamericana, pues el boxeador entrenaba en la isla en el Centro de Entrenamiento de Alto Rendimiento (CEAR), ubicado en las afueras de la capital cubana, como parte de un intercambio deportivo entre ambos países.

Tras su llegada, Bernal aseguró que retornaba a suelo salvadoreño porque había quedado sin la imprescindible ayuda económica que debía enviarle el Comité Olímpico Salvadoreño (COES), que como única asignación le hizo llegar un boleto de vuelta.

“Se me terminó el dinero, me comuniqué con ellos (COES) y les solicité más dinero, pero lo que me enviaron fue el boleto para que regresara”, dijo Bernal en declaraciones que publica el diario “Co Latino”.

Eduardo Palomo, presidente del Comité Olímpico, negó la versión del pugilista e insistió en que ninguna autoridad había recibido solicitud de dinero.

“Él tenía todo allá y le pagamos a Cubadeportes (la entidad cubana) para que le dieran todo lo que necesitaba”, precisó Palomo. “Hasta pagamos un hotel para que no estuviera en la Villa junto a los demás deportistas”.

Palomo comentó al diario que Bernal regresó al país porque estaba afectado psicológica y emocionalmente. “Ya no estaba entrenando, se había retirado de los entrenamientos y se sentía mal psicológicamente. Ese fue el motivo por el cual lo trajimos”.

En idéntico sentido se pronunció Amadeo Interiano, presidente de la Federación Salvadoreña de Boxeo (FESALBOX), quien criticó al peleador por manejar un doble discurso.

“Con apenas cuatro días en Cuba ya se quería regresar”, explicó Interiano. “Decía que estaba mal emocionalmente y que no se sentía bien. Me extrañó porque estaba en un hotel con todas las comodidades”.

El directivo añadió que tras investigarse todos los detalles del caso por el Comité Disciplinaria, se definirá si es imprescindible aplicar alguna sanción. “Fue una indisciplina por parte del atleta y por ello debe haber un castigo o sanción”.

En Bernal se cifraban grandes esperanzas de obtener uno de los cinco boletos que otorga la categoria de 75 kilos en el preolímpico de Brasil de cara a los Juegos Olímpicos en Londres este año. El Salvador nunca ha logrado clasificar a ningún boxeador a la máxima cita veraniega internacional.

Comenta sobre este articulo