Tradicionalmente, el gran lunar de los torneos olímpicos de boxeo ha sido el fallo de los jueces. Y los Juegos de Londres, previstos en el verano próximo, no escapan a esa nefasta máxima que puso en crisis la disciplina en el contexto del olimpismo, al extremo de colocar al viril deporte a las puertas de su exclusión del calendario cuatrienal.

El arbitraje estará en la mirilla en Londres-2012, tal vez como nunca antes, pues el Comité Olímpico Internacional (COI) ha emplazado reiteradamente a la Asociación Internacional de Boxeo Amateur (AIBA), para que garantice la imparcialidad de los oficiales y con ello, la calidad del espectáculo.

“No estamos en contra del boxeo. No estamos en contra de ningún deporte. Sólo estamos en favor de que dentro de los Juegos Olímpicos estén las modalidades más atractivas, y dentro de ellas, sus mejores exponentes en todo el mundo. También los jueces tienen que ser los mejores”, ha dicho el belga Jacques Rogge, presidente del COI.

La grandes novedades en el torneo de boxeo de la capital londinense serán la inclusion de un torneo femenino, en el que participarán 36 atletas en tres categorías de peso (51, 60 y 75 kilogramos), y la exclusion de la controversial máquina de puntuación que, a mi modo de ver, de ninguna manera medía todos los elementos a considerar dentro de una pelea, pero de alguna forma disminuyó los escandalosos veredictos que tuvieron su colofón en Seúl-88.

La controversial maquinita, de ninguna manera infalible porque la manejan seres humanos, únicamente refleja de manera fría la cantidad de golpes marcados por uno y otro oponentes, siempre de acuerdo con la apreciación del juez, pero no permite evaluar la elegancia del estilo, o la velocidad de piernas, dos elementos que sólo pueden ser apreciados por oficiales que califican de forma integral lo acontecido sobre el ring.

En el torneo masculino de Londres-2012, que transcurrirá junto al femenino del 28 de Julio al 12 de agosto en el Pabellón 2 del Centro de Exposiciones (ExCel-siglas en ingles) de la capital británica, competirán 250 pugilistas en las divisiones de 49, 52, 56, 60, 64, 69, 75, 81, 91 y más de 91 kilogramos, de acuerdo con el programa adoptado por la AIBA que, para preservar al boxeo en el contexto olímpico, tuvo que eliminar categorías de peso.

Antes de la nomenclatura actual, el pugilismo olímpico llegó a ostentar un tope de 12 divisiones: 48, 51, 54, 57, 60, 63.5, 67, 71, 75, 81, 91 y más de 91.

Pero al margen de los inconvenientes de torneos más extensos y numerosos púgiles de dudosa calidad, el gran problema siempre fue el arbitraje que, una vez más estará en la mirilla en Londres-2012.

Comenta sobre este articulo