El nicaragüense Román “Chocolatito” González (30-0-0, 25 KOs) cuenta con impaciencia cada minuto que le separa de su cuarta defensa de la corona minimosca, versión de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), contra el mexicano Ramón “El Príncipe” García (16-3-1, 9 KOs).

Mientras llega el 17 de marzo, fecha de la pelea, Chocolatico no descuida los últimos detalles de su preparación para amargarle la existencia al retador en su retorno al encordado, escenario que no visita desde hace cinco meses; él lidió por última vez el 1ro de octubre ante Omar Soto (22-8-2, 15 KOs), a quien derrotó por nocaut en el segundo asalto.

Ese desenlace le permitió robustecer su reputación de intratable contra los mexicanos y preservar la faja minimosca que había obtenido en marzo al vencer al también azteca Manuel Vargas (30-9-1, 15 KOs). Cuatro meses después hizo su primera defensa y le apagó la luz en el séptimo round a otro “chamaco”: Omar Salado (23-4-2, 14 KOs).

“Quería hacer una defensa a finales de febrero, para después ir otra vez a México en marzo, pero no se pudo concretar nada. Lo bueno es que pelearé pronto y con un buen rival”, añadió el joven de 24 años que aprendió los secretos del boxeo en la academia Roger Deshon, bajo la mirada del ya fallecido tricampeón mundial Alexis Argüello.

“Ya estos últimos guanteos sirven para mejorar los reflejos y controlar el peso lo más que se pueda”, dijo el nica que en Culiacán, Sinaloa, irá a su novena pelea titular; en siete de ellas (seis en forma sucesiva) ha cruzado golpes contra peleadores aztecas y en todos los casos emergió victorioso.

Agregó que solo necesita apretar un poco en la dieta para marcar las 108 libras, pues se encuentra cinco libras por encima. “Me siento bien de condiciones, y espero no tener problemas para marcar el peso, porque me siento cómodo en minimosca.”

El peleador ha realizado sparrings ante exigentes boxeadores como Eleázar Quezada y Arnoldo Solano y ha lucido muy bien. Este domingo hará su último entrenamiento en Nicaragua para luego partir hacia México.

“Espero irme bien, sin problemas, porque el “Príncipe” García no es un rival fácil, tiene calidad y ya fue campeón del mundo”, reiteró. El Príncipe ganó esa corona en abril de 2011, al vencer al colombiano Jesús Geles (12-2-1, 5 KOs), pero la perdió seis meses después ante el filipino Donnie Nietes (29-1-3, 16 KOs).

El entrenador Arnulfo Obando reveeló que Chocolatito realizó no menos de 200 rounds de guanteo para esta pelea, porque en un inicio estaba prevista para el mes pasado. Pero el corrimiento de fecha obligó a darle continuidad al plan de preparación.

“Román ya está listo para pelear”, aseguró Obando.

Comenta sobre este articulo