El mexicano Miguel “Mickey” Román desafió a su coterráneo, el campeón Antonio DeMarco a combatir de principio a fin el 17 de marzo cuando se enfrenten por la corona de la división ligera del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) en Los Mochis, Sinaloa.

“Estoy listo para una guerra y demostraré mi hambre de triunfo ante DeMarco”, dijo Román (37-9-0, 28 KOs), originario de Ciudad Juárez, Chihuahua. “Lo invito a que nos trencemos a golpes, caiga quien caiga”.

El reto de Román, de 26 años, al monarca DeMarco (26-2-1, 19 KOs) suena a fanfarronería, si analizamos el entorno del pleito.

Viene de sufrir un revés por decisión unánime ante el invicto dominicano Javier Fortuna (18-0-0, 13 KOs) en Las Vegas y además tendrá que demostrar que es “gallo que saber pelear en corral ajeno”, pues DeMarco es oriundo de Los Mochis, donde recibirá respaldo total del público en el Polideportivo Centenario de esa ciudad.

Para complicar más su situación, DeMarco acumula tres victorias consecutivas, la última por nocaut técnico en el undécimo round frente al venezolano Jorge “El Niño de Oro” Linares el 15 de octubre del pasado año en el Staples Center, de Los Ángeles.

Quizás la única buena noticia es que Linares se mantenía al frente en las tarjetas de los jueces, pero DeMarco pegó cuanto quiso en ese asalto, demostró una exquisita preparación y obligó al árbitro Raúl Caíz a impedir que continuara la golpiza al indefenso Linares.

“Él es el campeón y estoy dispuesto a darlo todo en el ring para quitarle su cinturón”, añadió eufórico “Mickey”. “Espero que se faje, que no vaya para atrás, que sea una pelea espectacular porque la gente la está esperando”.

Román fue campeón juvenil, también Nacional, de la Fecombox e Internacional, todos avalados por el Consejo Mundial de Boxeo, pero cayó en su única disputa por el campeonato mundial ante el argentino Jonathan Víctor Barros, el 12 de marzo de 2011 en Mendoza, Argentina.

“Estoy preparándome mejor que nunca para que no me pase lo de Argentina”, confesó Román, quien asegura estar realizando una preparación óptima para derrotar a DeMarco.

Tras un exitoso debut en la división gallo ante Miguel Caddie el 28 de marzo de 2003, Román mantuvo inmaculado el casillero de los reveses durante 22 pleitos, pero el filipino Michael Domingo interrumpió esa racha el 11 de agosto de 2007 en fallo unánime en seis asaltos en Sacramento, Estados Unidos.

Comenta sobre este articulo