Los hermanos ucranianos Wladimir y Vitali Klistchko han forjado con mano de hierro una dinastía en los pesos pesados que dura más de un lustro. Pero todo lo que comienza, termina. Y dos virtuosos aspirantes estadounidenses, nombrados Seth “Mayhem” Mitchell (24-0-1, 18 KOs) y Chazz “The Gentleman” Witherspoon (30-2-0, 22 KOs), tocan amenazadores sus puertas, aunque primero se las verán entre ellos para determinar quién tiene la prioridad de retarlos.

La pelea entre estos dos “mastodontes”, al parecer los verdaderos herederos del legado de los grandes pesos completos norteños y que generan enorme entusiasmo en la fanaticada de la nación de las barras y las estrellas, será a diez asaltos el 28 de abril en el Boardwalk Hall de Atlantic City en New Jersey, y forma parte de la cartelera “Hopkins vs. Dawson: De Una Vez Por Todas”.

Ambos peleadores están conscientes del significado del encuentro. El ganador no solo consolidará su reputación, sino que se le despejará el camino hacia las anisadas contiendas titulares, que generan mayor interés mediático y por consiguiente, beneficios económicos más suculentos.

Mitchell, de 29 años y que debutó en el pugilismo rentado en 2008 cuando una lesión de rodilla truncó sus planes de hacer carrera como futbolista profesional, dijo sentirse muy emocionado por la oportunidad de combatir contra un gran contendiente como Chazz Witherspoon.

“Creo que nuestra experiencia en el cuadrilátero y tamaño similar hace de esto un buen enfrentamiento. Derrotar a Chazz será un reto, pero voy a trabajar duro y prepararme para cualquier cosa. Sé que mis fanáticos van a salir a apoyarme con todo y no saldrán decepcionados”, agregó el púgil de seis pies, dos pulgadas y 240 libras de peso.

“The Gentleman”, por su parte, advirtió que su oponente no puede tomarlo a la ligera y sobre el cuadrilátero tampoco dejará que lo haga. Esa amenaza se sustenta en que Chazz no pierde desde 2009 y tiene plomo en sus puños, de ahí que en 22 de sus 30 victorias, los árbitros hayan recurrido al cloroformo para “resucitar” a sus adversarios.

Además tiene el tamaño, mide seis pies, cuatro pulgadas y pesa 234 libras, la astucia y la fuerza para ensuciar el récord perfecto de su oponente.

El primo del ex campeón mundial de peso pesado Tim Witherspoon coincidió en que esta va a ser una gran noche para los dos, pero aclaró que “yo voy a ser el que salga con la mano levantada al final de la pelea”.

Pese al criterio de Witherspoon, su invicto rival saldrá con ligero favoritismo en las apuestas pues es considerado como el peso completo estadounidense más capaz. Y es que todavía permanece en las retinas de los fanáticos la cadena que lleva de nueve nocauts sucesivos: Ryan Thompson, Johnnie White, Derek Bryant, Derrick Brown, Turus Sykes, Charles Davis, Evans Quinn, Héctor Ferreyro y Timur Ibragimov.

Sea cual fuere el resultado, ambos tienen el talento para iniciar una nueva era en la división de los pesos completos. De ellos dependerá que deje de ser ficción para convertirse en realidad.

Comenta sobre este articulo